Opinión

Al Rojo Vivo se desploma en audiencia tras apoyar el 'golpe susanista'

Al Rojo Vivo se desploma en audiencia tras apoyar el 'golpe susanista'

Publicado: 24 de enero de 2017 12:33 (GTM+2)

Desde hace dos años, Antonio García Ferreras y su programa Al Rojo Vivo tenían mejores datos de audiencia que Las Mañana de Cuatro, que tras echar a Jesús Cintora bajó en audiencia. Pero ahora las tornas han cambiado y el programa dirigido por Javier Ruiz ha ido creciendo en audiencias hasta el punto de superar a Ferreras en las últimas emisiones en enero.

Antes del Comité Federal del PSOE, Al Rojo Vivo mantenía el primer puesto sin problemas, pero a raíz de su clara apuesta por Susana Díaz y el 'golpe' a Pedro Sánchez, la audiencia se ha desplomado desde más de un 12%, a un poco más de un 10% en los meses de noviembre y diciembre.

Mucha gente se ha quejado en las redes sociales de las maniobras del presentador que le gusta decir que hace 'periodismo' y que son 'objetivos' en todo lo que hacen. Pero no lo aprecian así muchos usuarios de la red que se han pasado a Cuatro por considerarlo más neutral.

Además, a muchos le ha sorprendido que ahora pase a atacar a Pablo Iglesias, cuando hace meses le daba mucha mayor presencia. Y es que desde algunos medios se ha apuntado que Ferreras subió a Podemos para acabar con Pedro Sánchez con el famoso 'Sorpasso' que al final no se produjo. De hecho aquella noche electoral se puso la camisa 'de las grandes ocasiones' pero Sánchez mantuvo el liderazgo de la oposición y se le notó el disgusto.

Porque Ferreras, al igual que Canal Sur, nunca habla en sus debates de los graves y multimillonarios casos de corrupción de Andalucía, donde preside Susana Díaz, su principal apuesta política, aunque se ha desplomado también en las encuestas. De hecho ahora apoya a Íñigo Errejón ante un supuesto apoyo de Podemos para que Susana Díaz sea presidenta del Gobierno en el futuro.

De esta forma, sus maniobras políticas se han ido poniendo al descubierto y no han gustado a muchos votantes del PSOE ni de Podemos que ven cómo trata a unos y a otros, jugando con la izquierda.

La división de la izquierda favorece a la derecha, y algunos trabajan a las órdenes de los designios de la vicepresidenta del Gobierno, quien permite que el duopolio ilegal creado por Zapatero, de Atresmedia y Mediaset, sigan forrándose al no tener apenas competencia privada.

Si se hace periodismo y un programa plural, aunque los temas sean en una determinada dirección editorial de la cadena, al menos que el moderador y sus invitados no sean siempre de un mismo tipo, y no se corte a los que discrepan de forma tan descarada como ha hecho en numerosas ocasiones.

El periodismo político, al cual nos dedicamos muchos, apesta. Hay gente que tiene muchos intereses, favores y enchufes de familiares, de cuñados o cuñadas que trabajan para el PSOE andaluz de Susana Díaz y antes lo hicieron para Bono, Barreda, Tomás Gómez.

El día en que el parlamento vote contra las subvenciones multimillonarias que reciben los medios de comunicación por las campañas de los gobiernos locales, regionales y nacionales, veremos un periodismo más real, libre y limpio de toda la corrupción que padece actualmente. No hay democracia sin periodismo libre.