Opinión

Ciudadanos vira a la derecha y deja sitio en el centro para la vuelta de UPyD

Ciudadanos vira a la derecha y deja sitio en el centro para la vuelta de UPyD

Publicado: 9 de febrero de 2017 12:59 (GTM+2)

La unión de Rivera y Rajoy deja sitio en el centro a UPyD.

La unión de Rivera y Rajoy deja sitio en el centro a UPyD.

En nuestra redacción a menudo diferenciamos a los medios de comunicación en dos categorías: "los blancos" y "los negros". Entendemos como medio de comunicación blanco al que va de cara y dice lo que hace y hace lo que dice. Diario16 es un medio blanco, es progresista y mantiene una linea editorial coherente, va de cara. OKdiario es otro medio blanco puesto que va de cara y no se oculta bajo una careta, aunque no esté para nada de acuerdo, en su linea editorial o en su forma de articular las noticias.

En cambio, laSexta es un medio negro. Presentadores como García Ferreras o Ana Pastor se cargan la imagen de medio de izquierdas que supuestamente tienen. Van de una cosa pero en realidad son otra muy diferente. Mucha gente pasa por alto que laSexta pertenece al mismo grupo que La Razón, Atresmedia, y que tienen como accionistas a grandes grupos financieros y accionistas que lo único que quieren es rentabilidad. Pero la diferencia entre La Razón y laSexta es clara, en el primero son muy de derechas pero van de cara, en el segundo lo son todavía más pero se disfrazan de "progres" y eso lo detesto. Su manera de dividir a la izquierda para derrocar a Pedro Sánchez y luego apoyar finalmente a Susana Díaz ha escandalizado a muchos televidentes que han descubierto las maniobras de su director, Antonio García Ferreras. 

Este símil lo podemos llevar también a los partidos políticos. Ciudadanos es un partido negro en la actualidad. Dice una cosa pero hace otra. Asegura ser de centro pero actúa como pagafantas de Susana Díaz en Andalucía, sin conseguir apenas cambios en transparencia ni responsabilidades políticas efectivas en los escandalosos casos de corrupción que arruinan Andalucía. Tampoco han logrado nada para cambiar la manipulación y el catetismo de Canal Sur o el enchufismo generalizado en la administración paralela. En Madrid es el adalid de los recortes y la privatización de Cifuentes. Además dio el Gobierno a Rajoy cuando prometió que no lo haría, y ahora Don Mariano, se está riendo de ellos porque no piensa cumplir nada de lo que firmó.

El Partido Popular, al igual que Ciudadanos, es otro partido que podríamos calificar como negro aunque ya lo tenemos bien calado. Actúan con frialdad y un cinismo cruel que enerva a mucha gente. Criticaron la actuación de Zapatero pero luego no dudaron en tomar exactamente las mismas medidas, pero de forma más radical de recortes, privatizaciones y rescates a la banca, que vamos a pagar todos. Su programa electoral simplemente no vale nada, no lo cumple como la promesa que hizo en campaña Mariano Rajoy hace 6 años de eliminar las diputaciones. Además el PP es un partido que pagó en B la sede donde reside y que ya ha entrado la policía dos veces a buscar documentación por supuesta financiación ilegal, por no seguir con los innumerables casos de corrupción.

El PSOE en estos momentos está en una autentica guerra abierta entre lo blanco y lo negro y lamentablemente, al menos de momento, el negro está ganando. Políticos como Susana Díaz, nos venden una imagen que no se corresponde con la realidad. La baronesa y su séquito personal, encabezado por los barones de otras comunidades autónomas, tienen un discurso vacío y engañoso. Se venden como socialistas, aseguran ser de izquierdas, pero dan 'golpes', dan la espalda a su propia gente y no dudan en posicionarse junto al Partido Popular regalando a Rajoy cuatro años más de corrupción y mentiras. Todo para mantener el poder en el bipartidismo y un supuesto pacto de silencio para afrontar juntos los casos de corrupción.

Díaz afirma ser de izquierdas y asegura defender la sanidad y la educación al mismo tiempo que ignoraba a miles de personas que protestaban por sus recortes tapados bajo el nombre de "fusión hospitalaria". Finalmente ha sido completamente derrotada por los andaluces en las calles y ha tenido que dar marcha atrás porque tiene pensado largarse de aquí. Tiene mayores aspiraciones, y hará lo que sea para conseguirlo.

La presidenta andaluza defiende a capa y espada mantener las diputaciones mientras se demuestra que sólo sirven como un cementerio de elefantes y agencia de colocación para cargos de su partido. Además ponen en riesgo la seguridad de todos, con su nefasta gestión de servicios tan imprescindibles como el de los Bomberos en la provincia de Sevilla.

Y mientras tanto la llamada nueva política, supuestamente encarnada por Ciudadanos y Podemos, intenta definir su futuro. En el caso de Ciudadanos lo están haciendo claramente: viran a la derecha y afirman que se están preparando para entrar en gobiernos a partir de 2019. Es decir, que el partido naranja deja claro que servirá de muleta, sí o sí, para el PP y que la máxima aspiración de Rivera es convertirse en vicepresidente de un gobierno con caja B liderado por el PP.

De Podemos mejor ni hablo. Esperaré a este sábado pero yo, supongo que como muchos, estamos asistiendo a un espectáculo lamentable de navajazos entre compañeros y así es imposible quitar del gobierno al PP y a su reciente autodenominado esclavo, Ciudadanos. Mucha gente confiaron su voto en Podemos, para que cambiaran las cosas y echar a Rajoy, pero al final no han sido útiles y se comportan como niños egoístas en un patio de colegio. ¿Se han olvidado de la gente a la que decían representar?

Y en medio de esta situación política tan lamentable, UPyD vuelve a escena tras un congreso nacional en el que se han redefinido como partido. Unión Progreso y Democracia, cuenta con diez años de existencia y obtuvo diversos logros políticos, y sobre todo judiciales, denunciando gran cantidad de casos de corrupción política y financiera como el de Bankia. Fue el primero en plantear una "tercera vía" alternativa regeneradora a los gobiernos del Partido Popular y el Partido Socialista. Sin embargo, la omnipresencia de su líder y fundadora, Rosa Díaz, y algunos planteamientos de organización, a mi juicio equivocados, han relegado al partido magenta a la absoluta falta de relevancia política.

Ante la supremacía de la derecha hipócrita del PP, el "pagafantismo" de Ciudadanos, las luchas internas de PSOE o Podemos y la falta de autonomía de IU, UPyD, la formación magenta reaparece tras su congreso para intentar volver a ser el referente del centro político. Se enfrentan a muchas dificultades, pero mantienen sus principios y ahora, un renovado equipo, formado por caras nuevas, dirigen el partido.

Cristiano Brown, es uno de los 130 concejales que todavía mantiene la formación en diferentes localidades de España, y ahora, como portavoz nacional de UPyD tendrá que luchar por mantener el capital político que tienen y abrirse radicalmente a la sociedad española para salir de la irrelevancia.

El concejal de las Rozas (Madrid) venció a la candidatura a liderar el partido presentada por la andaluza, Carmen Lamana. Los asistentes al congreso se decantaron por Brown en el congreso celebrado en Alcalá de Henares y articularon las "35 primeras medidas de UPyD para cambiar España".

En estas medidas se aprecia un modelo de partido más combativo y cercano a la mayoría social de nuestro país. Se pide la reforma de la Ley Electoral, una justicia despolitizada, la reforma de la estructura autonómica para eliminar duplicidades y una prestación de 100 euros al mes por hijo a las personas en paro. 

En los próximos meses veremos si Cristiano Brown se convierte en el último líder de UPyD o si su partido vuelve a ser el referente del centro del tablero político ante un partido, Ciudadanos, que tendrá que explicar muchas cosas a sus votantes en próximas campañas electorales.