Opinión

Opinión: “Macron es un político sobrevalorado que tiene lo peor de Rosa Díez y de Albert Rivera” 

Opinión: “Macron es un político sobrevalorado que tiene lo peor de Rosa Díez y de Albert Rivera” 

Publicado: 24 de abril de 2017 05:40 (GTM+2)

El proceso electoral que vive estos meses Francia decidirá el futuro de Europa. 

Ayer, en la primera vuelta, quedaron descartados los partidos tradicionales franceses, los conservadores y los socialistas. 

Mélenchon, el candidato de la izquierda antiliberal, el "Podemos francés", consiguió un sorprendente 19% de los votos pero también quedó muy lejos de las primeras posiciones.

Una vez descartados los dos partidos tradicionales y el "Podemos francés", la batalla por lograr la Presidencia del país galo se librará entre la ultra derecha que lidera Le Pen y un partido nuevo que viene a ser la versión francesa de Ciudadanos.

En esta lucha Macron, el líder de esta nueva formación política, parte con mayores posibilidades que Le Pen de ganar en la segunda vuelta.

Este político ha conseguido ser la fuerza más votada con su nuevo partido "En Marcha" que ha fundado tras haber militado en el partido socialista francés llegando a ser Ministro de Economía.

Se podría decir que quien tiene más posibilidades de ser el futuro presidente de la republica francesa es un político sobrevalorado que tiene lo peor de Rosa Díez y de Albert Rivera.
Macron, al igual que Rosa, comenzó siendo socialista para luego acabar renegando de esa ideología montando un partido más "de centro". 

Macron, al igual que Rivera, apuesta por hacer una reforma en profundidad del sistema político francés y pretende hacer grandes recortes en la estructura del estado y en el número de funcionarios camuflándolos bajo el eslogan de "eliminación de duplicidades".

Ante esta situación los franceses tendrán que elegir entre "lo malo" y "lo peor" y es aquí donde muchos tendrán dudas.

Le Pen es una persona repugnante y asusta que un partido tan radical sea la segunda fuerza más votada en una sociedad tan avanzada. 

Pero la única alternativa que ahora se plantea como contrapartida a este auge populista y de extrema derecha es "endeble" políticamente hablando.

Macron puede encontrase con serios apuros para derrotar a Le Pen en la segunda vuelta.

El resultado de las elecciones americanas del pasado año ya nos demostraron que los discursos de derechas y populistas calan en la sociedad.

Cuando te enfrentas a situaciones duras como el terrorismo o el desempleo y te ofrecen soluciones fáciles no es complicado acabar comprando ese discurso.

Para combatir esto hacen falta líderes fuertes que ofrezcan justo lo contrario a las soluciones "fáciles" de la derecha populista. Portugal con su gobierno de izquierdas es un buen ejemplo a seguir en estos momentos.

Pero en el país galo la elección será entre una versión francesa de María Dolores de Cospedal que ofrece "soluciones sencillas" a todos los problemas del país como el desempleo o el terrorismo o un títere del IBEX 35 francés que pretende desmantelar los servicios públicos y privatizar el país de manera salvaje.

Le Pen asegura que si gana las elecciones pedirá la salida de Francia de la Unión Europea mientras que Macron afirma que trabajará por construir una Europa Unida en la que los estados cedan más competencias a la unión para construir una Europa federal.

Esto, que a priori suena bien, teniendo en cuenta la actual posición dominante (por no decir avasalladora) que obstenta Alemania sobre el resto de países significa avanzar hacia una Francia, una España y una Europa gobernada bajo el ordeno y mando de Merkel.

A la situación política tan lamentable que vive Francia tenemos que sumar lo que se cuece en Estados Unidos con un auténtico loco como Presidente y una Gran Bretaña que parece empeñada en hacerse el harakiri con el Brexit.

En los próximos años el mapa político global va a cambiar mucho y la tendencia advierte que será un cambio a peor.