Opinión

Las "felaciones" de los medios de comunicación que sustentan a Susana Díaz

Las "felaciones" de los medios de comunicación que sustentan a Susana Díaz

Publicado: 27 de abril de 2017 03:05 (GTM+2)

Hace poco publiqué un artículo de opinión en el que comparaba a Susana Díaz con Kim Jong-un, el dictador de Corea del Norte.

En el artículo citaba tres cosas en la que ambos líderes convergen: la forma en que se idolatra en Andalucía y en Corea a sus líderes, culpar de todos los males a un enemigo exterior (Susana culpa a Rajoy y Kim culpa a Estados Unidos) y el impresionante control sobre los medios de comunicación que ambos ajercen.

¿Cómo es posible que el PSOE lleve gobernando 38 años en nuestra comunidad y sigamos a la cola en educación y sanidad mientras somos los que más impuestos pagamos?

La Junta de Andalucía gasta cada año más dinero en publicidad que empresas de ámbito nacional con inversiones multimillonarias.

Teresa Rodríguez denunció en el Programa de Ana Rosa los 21 millones de gasto en publicidad de la administración andaluza pero la presentadora pasó rápidamente a otro tema. 

En Corea del Norte quien idolatra con fervor al líder recibe un mejor nivel de vida y quien denuncia sus apropellos acaba haciendo trabajos forzados o directamente condenado a muerte.

En Andalucía podríamos decir que pasa algo muy parecido con los medios de comunicación. Es algo muy sutil pero arraigado desde hace ya varias décadas.

Una trama que no hace nada ilegal pero mucho inmoral. En lo alto de la "cadena evolutiva" de los medios de comunicación andaluces tenemos a Canal Sur con un presupuesto de más de 300 millones de euros.

Esta cadena es la pieza clave en la propaganda del régimen que nos gobierna en Andalucía. Se asemeja mucho a Televisión Española pero a la de la época franquista en la que salía Joselito cantando a todas horas y la actualidad política brillaba por su ausencia.

Programas como el de Juan y Medio o María del Monte nos cuesta a cada andaluz más de lo que nos costaría a cada uno pagarnos una subscripción mensual a Netflix. 

El problema es que a Netflix te subscribes si te gusta su contenido pero a Canal Sur estamos subscritos todos los andaluces queramos o no y lo veamos o no.

Además de la importante cifra reservada en los presupuestos para la financiación de la entidad pública tenemos que sumar otras grandes partidas de dinero que acaban en manos de Canal Sur y podrían elevar la factura hasta la impresionante cifra de mil millones de euros por cada legislatura. 

La mayoría de la publicidad que aparece en Canal Sur es institucional. Diferentes organismos de la Junta de Andalucía, diputaciones provinciales, ayuntamientos, fundaciones y empresas privadas que prácticamente solo trabajan para la administración son los que en su mayoría se anuncian en la televisión y radio de los andaluces.

Pero aquí no queda la cosa, Canal Sur pierde dinero cada año y esas pérdidas acaban solventandose mediante un rescate que cada varios años la Junta lleva a cabo para salvar a la entidad.

Estos rescates, de varios cientos de millones de euros, no aparecen directamente en las cuentas de la Junta como financiación de Canal Sur. El rescate es la trampa con la que inflan el gasto.

Canal Sur dedica decenas de horas a la semana a programas para la tercera edad o concursos para niños cantores pero no emite los plenos del Parlamento Andaluz en ninguno de sus canales, ni siquiera a través de Internet.

En resumen tenemos un medio de comunicación que nos cuesta más de 10 euros al mes a cada andaluz y que solo sirve para entretener y adoptrinar a la tercera edad al tiempo que sirve como principal agencia de colocación para cientos de directivos que llevan en su bolsillo el carnet del PSOE de Andalucía y no son presisamente de los que van a votar a Pedro Sánchez.

Por debajo de Canal Sur tenemos a decenas de medios de comunicación de ámbito provincial que, si bien son de capital privado, saben perfectamente cómo jugar en este régimen partitocratico. 

Pongamos como ejemplo un conocido medio sevillano que cuenta con un periódico con más de cien años de historia y una licencia de TDT.

Este medio no necesita recibir indicaciones del PSOE para saber que puede y que no puede contar. 

El año 2015 la Semana Santa cayó pocos meses antes de celebrarse las elecciones municipales y autonómicas.

El medio del que hablamos entrevistó justo al comienzo de la retransmisión de la madrugá, que tiene importantes datos de audiencia,  al candidato a la alcaldía de Sevilla por el Partido Socialista.

En la entrevista Juan Espadas habló sobre la Semana Santa y recibió un cariñoso trato por parte de un famoso periodista cofrade local.

Esta forma en la que un medio andaluz trata al PSOE está directamente relacionada con su financiación. 

En la retransmisión de la Semana Santa de este año prácticamente todos los anuncios de esta TV local estaban vinculados al gobierno municipal.

La empresa de recogida de basuras de la ciudad gasta una gran cantidad de dinero en publicidad para informar a los sevillanos de que deben utilizar las papeleras o la empresa de transportes del Ayuntamiento recuerda que puedes utilizar el autobús para ir a ver las procesiones.

Además nos encontramos con anuncios de Universidades, Cajas de Ahorros y un sin fin de entidades que tienen una cosa en común: estar financiadas con nuestros impuestos y ser dirigidas por el PSOE de Andalucía.

Yo no digo que el PSOE se siente con los responsables de estos medios y les diga que tienen que hacer y que no hacer a cambio de recibir estos contratos publicitarios.

En Andalucía todo está ya tan arraigado que la trama funciona de manera mecanizada. ¿Qué hubiese pasado si el dueño de la cadena no hubiese dado la orden de entrevistar al candidato del PSOE? ¿Habría recibido esta Semana Santa tantos ingresos publicitarios?

Creo que cualquiera se imagina la respuesta a estas preguntas y los dueños de los medios de comunicación no son tontos y saben que poner y que no poner si quieren trabajar con entidades públicas.

Esto no es algo ilegal aunque si totalmente inmoral y asqueroso, el problema es que en Andalucía este sistema se ha ido mejorando con los años.

Esta red de medios de comunicación al servicio del PSOE andaluz hace que vivamos casi como en Corea del Norte con la diferencia de que en la dictadura asiática si hablas mal del líder te matan y aquí para comer de tu trabajo tienes que dedicar todos los días un espacio a practicar una "felación" a Susana Díaz o al alcalde "socialista" de turno.