Opinión

Defienden a los currantes sin haber trabajado nunca fuera del PSOE

Defienden a los currantes sin haber trabajado nunca fuera del PSOE

Publicado: 2 de mayo de 2017 09:25 (GTM+2)

Mario Jiménez, expresidente de Cajasol y Verónica Pérez, exmáxima autoridad del PSOE

Mario Jiménez, expresidente de Cajasol y Verónica Pérez, exmáxima autoridad del PSOE

Ver a Mario Jiménez y Verónica Pérez (la máxima autoridad del PSOE) en la manifestación del 1 de mayo por los derechos de los trabajadores da cierta pena. Pena interior, al ver en lo que se ha convertido la política, y sobre todo en cierto sector de la izquierda, en una fábrica de cachorros de la estructura del partido, como Pérez, que no ha trabajado en su vida fuera de él. Gente como Jiménez que ha vivido de la política toda su vida y que su hipoteca la paga la política, luchará por sus privilegios y su posición en el partido, pero no me convencen sus palabras de apoyo a los trabajadores.

Sobre todo tras haber estado en el bando conjurador que acabó con su propio secretario general para encumbrar a su amiga y compañera de carrera trepadora dentro del partido. Susana Díaz tampoco ha cotizado en su vida fuera del PSOE como tantos otros. Jiménez, Pérez y Díaz se cargaron al PSOE para salvar al PP y derrocaron a Pedro Sánchez para encumbrar a Mariano Rajoy.

Había posibilidad de un Gobierno PSOE-Unidos Podemos con la abstención de Ciudadanos. La formación de Albert Rivera hubiera tenido que tragar para no ser el responsable de unas terceras elecciones. Mariano Rajoy hubiera caído en desgracia y el Partido Popular hubiera entrado en una guerra interna. Ella decidió liderar su conjura y cargarse su propio partido para rescatar al PP, y a Rajoy. Este partido, acosado por la corrupción todos los días, aprobó y mantiene la reforma laboral más agresiva contra los derechos de los trabajadores que haya habido en democracia, con la destrucción de la negociación colectiva.

Por eso da pena verlos ahí, con los trabajadores, infiltrados, con sus cuchillos políticos enfundados para acabar con aquel que amenace su rica poltrona aunque eso acabe dañando a los currantes. Jiménez, que no tiene estudios superiores, llegó a ser Vicepresidente de Cajasol, con un suculento sueldo. A él le va bien, al igual que la máxima mediocridad y sobre todo a la patrona del PSOE-A, que ya tendrá asegurada su puerta giratoria cuando pierda, porque no puede ganar. Esperemos que se vaya al PP, por haberlo salvado, o a la caja de un supermercado, donde disfrutará de las condiciones laborales de Don Mariano que con tanta convicción han defendido.