Opinión

57.000 disgustos para la derecha política y mediática

57.000 disgustos para la derecha política y mediática

Publicado: 5 de mayo de 2017 16:49 (GTM+2)

Antonio García Ferreras, alto ejecutivo de Atresmedia y Susana Díaz

Antonio García Ferreras, alto ejecutivo de Atresmedia y Susana Díaz

Hoy Ferreras no ha tenido un buen día como tampoco lo ha tenido Ana Rosa Quintana. Esther Palomera que no había dormido, según ella porque estaba pendiente de los avales pero todo apunta a que su proyecto Eduardo Madina, para presentarlo como candidato a la Moncloa se le ha venido abajo.

Han hecho mucha pupa los 57.000 avales de Pedro Sánchez que, tras el recuento han quedado en 53.000. Sanchez ha ganado en mas comunidades autónomas y ha recortado distancias tras el recuento. La presión que ha ejercido el aparato en Andalucía para que avalaran a la lideresa ha sido enorme y muchos han confesado que votarán a Sánchez a pesar de haber avalado a Díaz para evitar represalias. En el resto de España, Sánchez ha ganado a la baronesa en 12.000 avales, así que la que fraguó el 'golpe' está derrotada y con ella probablemente Rajoy, su socio.

Se ha caído mucho pelo, se ha bebido mucha tila y fumado como carreteros. Los tres periodistas, cuya campaña susanista ha sido descarada en toda ocasión que han tenido, estaban descolocados hoy, no eran ellos. Se ve que los hilos del poder a veces los tiene la gente y no los medios de comunicación, que se están convirtiendo en conjuradores, agentes políticos y herramientas del pucherazo. Todos los medios tienen su línea editorial, y es respetable, como la tiene DigitalSevilla, pero los accionistas de los grandes grupos mediáticos son gente muy poderosa y, aunque una cadena como La Sexta, parezca que es de izquierdas, sin embargo ha servido para dividir a la izquierda y mantener a Mariano Rajoy en el poder. Perdieron mucha audiencia tras el espectáculo en vivo del Comité Federal con información directa de los susanistas y su claro ataque a Sánchez. La SER se desplomó en audiencia tras el derrocamiento e intentó supuestamente tenderle una trampa a Pedro Sánchez horas antes del anuncio de la moción de censura de Podemos.

Al parecer los esbirros de Susana Díaz habían tranquilizado a Mariano Rajoy diciéndole que iban a arrasar en avales y que el PSOE iba a seguir siendo su apoyo bipartidista. Los 57.000 han puestos muy nerviosos a mucha gente. De hecho Eduardo Inda, declarado susanista, ha intentado enfangar de nuevo al exsecretario general al asegurar que Sánchez había dicho “Voy a destruir a la chula esta” en referencia a la lideresa. No creo que lo haya dicho, no es su estilo. El de algunos y algunas sí. Atresmedia y su sandwich al PSOE tendrá que reforzar sus esfuerzos para mantener a Rajoy 20 años más con la baronesa de ministra. Pero cuando la gente defiende la democracia y echa a los conjuradores, la derecha política y mediática se pone nerviosa. Así que si os pica, solo os queda una cosa, rascarse.