Opinión

El País dedica una columna a criticar a uno de sus columnistas

El País dedica una columna a criticar a uno de sus columnistas

Publicado: 1 de julio de 2017 15:15 (GTM+2)

El País ha pasado en 40 años de ser un gran "Velero Bergantín" que surcaba los mares a toda velocidad contribuyendo con su carácter democrático y progresista a transformarse en una barquichuela - o mejor una simple tabla - que flota a la deriva en medio de un inmenso océano.

El País siempre ha sido un medio con una linea editorial claramente progresista pero en los últimos años, concretamente, desde la guerra por el fútbol entre PRISA y Mediapro, el diario dio un giro y comenzó a apoyar a Rajoy y a criticar duramente a Zapatero.

Una mayoría de lectores han entendido que la línea editorial que defiende ahora el rotativo no se corresponde a ideales progresistas sino a intereses puramente empresariales y económicos, "business is business". Muchos apuntan a la vicepresidenta, como la mano que sostiene la cabeza del náufrago y le indica a donde debe nadar. Soraya controla Atresmedia y PRISA, multinacionales todopoderosas que sin embargo dependen de la pequeña política para seguir a flote.

Esta deriva hacia la derecha se agudizó con la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE cuando el periódico llegó a rozar el insulto en algunos de sus editoriales comparando incluso al líder socialista con el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El diario está al pairo, sin viento que lo lleve a ningún puerto, ha perdido toda esencia y solo se sostiene por los buenos profesionales que aún tiene en plantilla.

Cebrián, presidente ejecutivo del grupo PRISA, estuvo cerca de ir a la cárcel por autorizar la publicación de un artículo que hablaba sobre métodos anticonceptivos cuando en España era un tema tabú e ilegal. Eran otros tiempos y él era otra persona. Años después Cebrián ha sido relacionado con los Papeles de Panamá, con intereses petroleros en países en guerra, ha expulsado a numerosos buenos trabajadores  y su credibilidad como periodista hace aguas.

Hoy, el cómico Joaquín Reyes ha dedicado su columna en el periódico a criticar a otro de los columnistas del periódico, Javier Marías. Reyes, mediante un artículo certero y directo titulado: "Javier Marías ¿Necesitas un abrazo?" ha puesto en solfa a su compañero por las opiniones expresadas en sus últimas reflexiones periodísticas sobre el feminismo, Gloria Fuertes...etc, que tuvieron una gran crítica en las redes.

El texto de Reyes comienza con un "No estás bien, querido Javier Marías" y en él, ha expresado con la fina ironía que le caracteriza, un consejo a Javier Marías que me atrevo a incluir aquí: "Puede que haya llegado el momento de descansar, no de tu labor como intelectual y escritor, sino como cascarrabias. De verdad que en ese sentido ya has hecho mucho, te has convertido en una especie de orfebre del despotrique."

El artículo del humorista, choca con la línea editorial de derechas que marca el timonel Cebrián a las órdenes de la capitana Soraya. "Todo a estribor o te hundo" le dice la que controla los vientos y los medios. Y el viejo marinero Cebrián, ya casi Hermano de la Costa, obedece abstraído ante la visión de un tesoro, sin saber que a estribor, solo hay bajíos y escolleras.

Hacia allá va la barquita de El 'PPaís', criticando a los Millennials, insultando a representantes políticos honestos. Su tripulación, desesperada se queja cantando: "quien maneja mi barca, quién, que a la deriva me lleva...". Y así va la triste nave, que de tener cien cañones por banda, ha pasado a ser "El Holandés Errante" de la prensa, un legendario barco fantasma que ahora surca los mares malditos del periodismo mercenario.