Opinión

Rajoy, contigo empezó todo; Adeu Catalunya

Rajoy, contigo empezó todo; Adeu Catalunya

Publicado: 8 de septiembre de 2017 11:24 (GTM+2)

Si estos días te estás informando sobre lo que ocurre en Cataluña a través de los medios tradicionales, te habrán contado que los partidos políticos catalanes están siguiendo una deriva autoritaria, y se están saltando la ley, y es cierto.

Pero el actual marco legal de nuestro Estado ya no sirve en Cataluña. Perdió todo la legitimidad, cuando se acabe con este intento de independencia utilizando la fuerza, que es lo que pasará, los partidos tendrán que sentarse para buscar un nuevo marco en el que Cataluña se sienta parte del resto del Estado, pero ya es tarde.

Para entender la historia de "desamor" entre Cataluña y el resto del Estado tenemos que remontarnos a 2006. Aquel año, los partidos políticos catalanes promovieron una reforma del Estatut d'Autonomia de Catalunya. Esta reforma incluía muchas frases copiadas palabra por palabra del Estatuto de Autonomía de Andalucía.

Si, en el Estatuto de Andalucía, en su artículo 1, se reconoce a Andalucía como una "nacionalidad histórica". Esto no fue impugnado por el Partido Popular pero la misma frase en el Estatut d'Autonomia de Catalunya fue vilipendiada por Mariano Rajoy.

Cuando la propuesta de reforma del Estatut d'Autonomia de Catalunya llegó al Congreso, el por aquel entonces Presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, anunció que su partido iba a apoyar dicha propuesta "porque es lo que conviene al interés de Cataluña y de España entera. Lo que sería contrario al interés nacional, y a la cohesión de España, es responder con un portazo a la demanda que democráticamente nos traslada Cataluña. Con un respaldo tan amplio y cumpliendo todos los tramites previstos en la constitución".

La réplica de Mariano Rajoy, por aquel entonces líder de la oposición, fue muy dura. Aseguró que "la distancia entre el Estatuto y la Constitución es tan abismal que cualquier acomodo resulta imposible".

Tras esta respuesta volvió a tomar la palabra el Presidente Zapatero. "En su momento fueron intransigentes con la constitución y ahora practican la intransigencia constitucional. La evolución siempre acompaña con una misma posición: intransigencia. Cuando el Estatuto de Cataluña se apruebe, esté en vigor y despliegue todos sus efectos le recordaré desde esta tribuna también que se equivocaron y engañaron a los ciudadanos. Nada está en riesgo".

Tras esta intervención Rajoy volvió a tomar la palabra para acusar a Zapatero de no "saber a donde va" y de no solo carecer de una "hoja de ruta, si no de ni siquiera saber donde está el timón".

Zapatero volvió a intervenir y aseguró que el Estatut d'Autonomia de Catalunya tendría un alcance histórico y dijo que en el proceso debería de estar el centro-derecha, refiriéndose al Partido Popular. "Tienen dos opciones: Pensar que todos los grupos de la cámara, una mayoría amplísima, están totalmente equivocados. Y la otra opción es, por una vez, pensar que una clara mayoría para ustedes puede tener razón".

El Estatut d'Autonomia de Catalunya fue aprobado por el Parlament el 30 de septiembre de 2005. Por aquel entonces la corriente de ciudadanos catalanes que querían separarse de España apenas superaba el 10%, mientras que el mantenimiento de la autonomía estaba por encima del 40%.

Las Cortes del Estado Español aprobaron un texto final recortado y la nación catalana quedó limitada al preámbulo. Miles de catalanes responden con manifestaciones.

Sus sentimientos hacia España empezaron a cambiar. En cuatro años, más de un 21% pasa a ser partidario de un Estado independiente. En el verano de 2010, el Constitucional resuelve el recurso del PP contra el Estatut. La sentencia recorta más el texto y el contexto nación ya no sobrevive. Las protestas vuelven a las calles de Cataluña y cada vez hay más esteladas. El federalismo se estanca, bajan los partidarios del Estado de las autonomías y los independentistas vuelven a subir.

Poco después Zapatero sale del gobierno por no prever la crisis que se avecinaba y no saber responder a la situación sobrevenida. La llegada de Rajoy al gobierno acentuó la desunión entre la clase política catalana y española. Artur Mas intentó un acuerdo para reformar la financiación autonómica y se encontró con un portazo de Rajoy. Meses después convocó la consulta celebrada en 2014.

Desde entonces el sentimiento independentista se acrecentó hasta llegar a la situación en la que hoy nos encontramos. Cuando pase el día 1 de octubre y los partidos se sienten a intentar buscar un marco en el que Cataluña pueda sentirse cómoda  dentro del Estado Español se encontrarán con una amarga sorpresa. Los catalanes que hoy son independentistas no van a volver de ningún modo a querer formar parte de España. Han sido engañados y vilipendiados.

Zapatero cayó por no saber prever lo que se avecinaba cuando llegó la crisis económica y hoy la crisis con Cataluña amenaza con ser el principio del fin para Rajoy y quizás para el Estado español tal y como la conocemos.