Opinión

El ‘asesino de toros’ Juan José Padilla enaltece el fascismo en una plaza de toros

El ‘asesino de toros’ Juan José Padilla enaltece el fascismo en una plaza de toros

Publicado: 16 de septiembre de 2017 21:43 (GTM+2)

Vivimos en un estado en el que se persigue a tuiteros y a titiriteros, se condenan chistes sobre la dictadura franquista y la Policía arremete con violencia contra ancianos y niños que protestan pacíficamente contra algo que consideran injusto.

Hay dos cosas que me enervan mucho, una es el maltrato a los animales y la otra el fascismo. Y de ambas cosas en España tenemos más de lo que debería soportar una sociedad mínimamente decente, si tenemos en cuenta que el mínimo tolerable es cero.

En Alemania está completamente prohibido hacer el saludo nazi. En España el portavoz nacional de un partido político puede salir en televisión y arremeter contra los familiares de las víctimas de la dictadura franquista afirmando que "algunos solo se acuerdan de sus muertos cuando hay subvenciones para encontrarlos".

En España existen bares con temática franquista repletos de fotos en sus paredes en las que diferentes famosos posan para dejar testimonio de su paso por el local. El actor Pepón Nieto pidió disculpas por aparecer en una de estas fotografías. "No me explico su perdón", comentó el propietario del bar a Voz Populi.

Lo que ha ocurrido hoy, en la plaza de Villacarrillo (Jaén), es solo un apretón más al tornillo fascista que nos aprieta cada día con más fuerza. El asesino de toros Juan José Padilla celebró su "gran faena" portando en su espalda una bandera franquista.

Si dijese todo lo que pienso de Padilla y de los que dedican su vida a torturar y matar animales, tendría que ir buscando asilo político en la embajada de algún país decente, y al final, algún gilipollas acabaría discutiendo conmigo en Twitter y tendría que soportar mofas sobre mi encierro.

Si diré que si viviésemos en un país decente matar toros por diversión estaría prohibido, enaltecer el fascismo o el nazismo sería un delito y para decir estas cosas no tendría que mandar el artículo previamente a un abogado para evitar que la fiscalía la tome conmigo.

Y sí, los matadores de toros son asesinos de este bello animal, si tenemos en cuenta la segunda acepción del termino asesinar: "Causar viva aflicción o grandes disgustos", en este caso a los toros. Dado que la referencia que se hace a la palabra asesino en este caso no constituye una acción tipificada, un delito, no habría fundamento para que alguien nos cause por un delito de injurias y calumnias.

Aclaro que cuando en este artículo digo que Padilla, y el resto de toreros, son unos asesinos de toros, me refiero a la segunda acepción de la definición asesinar ya que causan una "viva aflicción" a los toros.