Opinión

Digital Sevilla, con el pueblo catalán

Digital Sevilla, con el pueblo catalán

Publicado: 1 de octubre de 2017 07:55 (GTM+2)

Conviene dedicar unas líneas a comentar, con total sinceridad, lo que opinamos sobre el referéndum convocado hoy en Cataluña y las acciones e inacciones que nos han llevado hasta esta situación.

Otto von Bismarck fue un estadista y político alemán, artífice de la unificación alemana y una de las figuras clave de las relaciones internacionales durante la segunda mitad del siglo XIX. Este histórico político estaba "convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a si misma y todavía no lo ha conseguido".

Quien no conoce su historia está condenado a repetir los mismos errores del pasado. Por este motivo es muy peligroso desconocer lo que ha pasado en nuestro país en los últimos siglos, pero más peligro es tergiversar la historia y maquillarla para justificar tus argumentos cuando no tienen justificación.

Y si encima los medios de comunicación difunden estos mensajes políticos acompañados de hooligans tertulianos que arengan a las masas de uno y otro bando lo que conseguimos es profundizar en la ruptura de nuestra sociedad.

Hay que poner los puntos sobre las íes y señalar claramente con el dedo a los culpables de todo esto. A los culpables de que cinco millones de españoles ya no se sientan españoles, a los culpables de que otros cinco millones de catalanes que si se sienten españoles vean como en su gobierno autonómico se saltan las ley según más les convenga.

La corrupción, ¿el origen de todo?

"Corrupción, el tema del que no se habla en España por culpa del (o gracias al) referéndum de Cataluña", esto no lo decimos nosotros, lo dijo la BBC, uno de los medios con mayor prestigio a nivel internacional.

Quizás la BBC no tiene a un gobierno corrupto amenazando con quitarte licencias de televisión si no bajas "el tono" o a un gobierno catalán gastando millones en adoctrinamiento a través de TV3, la televisión pública catalana que al igual que TVE o Canal Sur se han convertido en medios de propaganda del gobierno de turno.

Si vemos lo que pasa en nuestro país contado por periodistas extranjeros es fácil formarse una opinión objetiva alejada de los planteamientos de independentistas y constitucionalistas.

Hay que tener claro que el auge del independentismo en Cataluña ha llegado por dos factores clave, las decisiones del gobierno de Mariano Rajoy y la huída hacia adelante de CIU ante sus incontables casos de corrupción.

Desde siempre hemos tenido la sensación de que existe un pacto no escrito entre la derecha catalana y española: para ustedes Cataluña y para nosotros el resto de España. Y lo cierto es que la estrategia les ha salido redonda, el Partido Popular gobierna con mayoría absoluta gracias a su muleta, Ciudadanos, y al apoyo de la derecha vasca y en Cataluña Puigdemont ha conseguido que los catalanes, preocupados por la independencia, no se enteren de noticias como esta.

Si no estuviésemos todo el día hablando del Procés tendríamos mucho tiempo libre para investigar y escribir sobre la corrupción que azota a la derecha catalana, andaluza y española. Mostrarse duros en Cataluña da votos al Partido Popular y el "España nos roba" hace lo propio en Cataluña.

Los medios de comunicación

Los medios de comunicación han contribuido, tanto los medios catalanes como los nacionales, a lanzar y ampliar estos mensajes, en muchos casos de odio, al mismo tiempo que han dedicado todos sus esfuerzos a "meter mierda" entre los partidos de la izquierda para evitar un "frente común" contra la corrupción.

También es cierto que, tanto Podemos como el PSOE, no han estado en ningún momento a la altura de las circunstancias, como la inútil moción de censura y otras medidas de 'postureo' y la fuerte división interna que vive el PSOE con algunos que más que socialistas parecen militantes de VOX.

Desde medios 'progres' como La Sexta se han centrado en profundizar en las crisis internas de los partidos de izquierda, en auspiciar el golpe de Susana Díaz y en sacar a tertulianos como Eduardo Inda o Francisco Marhuenda que son una auténtica máquina de crear independentistas.

Mientras, el Partido Popular sigue en el gobierno, saltándose a la torera las "exigencias" de Ciudadanos. El Presidente del Gobierno tuvo que declarar delante de un juez por un caso de corrupción que afecta a su partido y posiblemente no será la única vez que tenga que pisar los juzgados por el mismo tema. Esta situación, en cualquier país civilizado, habría desembocado en la dimisión inmediata del Presidente y en la disolución de su formación política.

Y en el otro lado tenemos a Jordi Pujol, el Caso Palau, ITV, Adigsa y otros muchos casos que han afectado a la derecha catalana. Pero en España solo se habla de "lo malos que son los catalanes" y de que "España nos roba".

Desmontando los discursos

Los políticos catalanes han basado su discurso en enfatizar en una serie de pilares con los que justificar su deriva. Se remontan a lo que sucedió en 1714 para justificar sus anhelos independentistas, pero olvidan las veces en las que Francia intentó anexionar a Cataluña y el pueblo catalán luchó por seguir siendo parte del estado español. En 1714 hubo una guerra de sucesión y territorios como Madrid y Toledo se levantaron en el bando de los Austrias, como ocurrió en parte de Cataluña. La otra parte estaba a favor del bando borbón, como ocurrió en el resto de España. Era una guerra de casas nobiliarias, de dinastías, nada que ver con la secesión, ya que Cataluña era parte de España hacía más de dos siglos y de la Corona de Aragón hace muchos más.

Por otra parte, no hablan de que durante la primera república dos de sus presidentes fueron catalanes, o de que políticos catalanes participaron activamente en la redacción de la Constitución de Cádiz.

Como dije al principio, los políticos utilizan solo una parte de la historia y la tergiversan o sacan de contexto para justificar sus argumentos.

Los 'haters'

Hay un tercer grupo de personas, a mi juicio mayoritario, del que nadie habla. Son los que analizan la situación y no se dejan llevar por discursos políticos y medios de comunicación corrompidos.

Si dices que los políticos catalanes son iguales de corruptos que los políticos españoles pasará una cosa: te atacarán los independentistas y te atacarán los haters/fascistas/nazis que inundan las redes sociales hoy en día.

Si por el contrario te posicionas de uno u otro lado ganarás un gran número de seguidores incondicionales y los que piensan distinto verán que eres "del otro bando" y simplemente dejarán de seguirte.

Para nosotros lo cómodo es posicionarnos a favor o en contra de la independencia. Si este artículo copiase el discurso de un político catalán lo compartiría media Cataluña y si el artículo tomara la postura "oficialista" lo compartiría la otra media.

La gente hoy en día no busca que los medios de comunicación le informen. La mayoría busca reafirmarse en lo que ya piensa. Nosotros con este artículo no pretendemos ofender a nadie, damos datos y damos nuestra opinión sobre estos datos.

Sería bonito que estas líneas sean la base de un debate civilizado del que se puedan sacar conclusiones interesantes. Y si esto no sucede, bueno molt be pues adiós.