Comunicados

La casa actual

La casa actual

Publicado: 2 de octubre de 2017 15:37 (GTM+2)

Una casa actual y moderna difiere mucho de aquellas en las que se criaron nuestros padres o nuestros abuelos. En apenas unos años, con la democratización de la tecnología y el abaratamiento de los precios en los útiles electrodomésticos, por ejemplo, todos los hogares gozan de una comodidades que, actualmente damos por sentado pero que, hace apenas una décadas eran artículos impensables.

Qué duda cabe de que nos han hecho la vida diaria más cómoda, más fácil y más llevadera, ahorrándonos un tiempo que simplemente hoy día ya no tenemos, cuando con la incorporación de la mujer en el mundo laboral, lejos quedó la figura de la ama de casa que pasaba arduas horas lavando a mano, por ejemplo. La lavadora hace ese trabajo por nosotros mientras nos mantenemos ocupados en otros menesteres.

Y dando un paso más, no encontramos con las secadoras, pues son útiles electrodomésticos al ahorrarnos también el trabajo y el tiempo de tender y recoger la ropa posteriormente del tendedero, pero se hacen prácticamente indispensables en los días de invierno, húmedos y lluviosos, cuando se convierte en una misión imposible secar la ropa sin contar con uno de estos aparatos. Las secadoras baratas inundan el mercado actual, con lo que el precio a la hora de adquirirlas no es un problema y todos podemos disfrutar de las comodidades que nos ofrecen.

El papel de la decoración en el mundo de la imagen

Y si la cosa ha cambiado respecto a la forma en que tenemos de hacer las tareas del hogar gracias a los electrodomésticos, el mundo de la decoración en la casa se ha expandido dando lugar a numerosas tendencias y estilos de decoración. No es de extrañar esta explosión decorativa en el ámbito doméstico, pues la realidad es que estamos viviendo en la era de la imagen y, al igual que todos queremos lucir perfectos, guapos y atractivos, queremos tener una casa bonita, agradable y acogedora.

Hoy en día la decoración al estilo hipster va sumando adeptos y es una de las más populares, sobre todo entre los jóvenes que quieren tener una habitación hipster en la que adentrarse en su mundo, su pequeño templo particular donde invitar a veces a sus amigos. Y es que más que una moda, hay toda una cultura hipster alrededor de esta tendencia.

Esta cultura urbana la conforman generalmente jóvenes de entre 25 y 35 años que se caracterizan por un pensamiento que huye de las modas del momento, vistiendo ropa y escuchando música no comercial. Rehúsan del capitalismo y su consumo desmedido y se sienten atraídos por el comercio local y de barrio. Igualmente muestran un profundo respeto por el medio ambiente.

En su intento de alejarse de cánones prefijados, como ocurre con otras tribus urbanas, este grupo lo conforman personas con estilos poco homogéneos, en su búsqueda de un estilo propio, íntimo y diferenciador que hable de ellos mismos como seres individuales.

Su origen viene ligado a los indies e incluso a los hippies, con apariciones y desapariciones desde mediados del siglo XX, pero no tomando auge y verdadera expansión hasta la década actual.

La tendencia Do it yourself

Y si hablamos de tendencias que abarcan nuestro presente y se extienden como la pólvora no podemos dejar pasar a la gran competidora oficial que sigue escalando posiciones para alzarse con el primer puesto.

Esta corriente no entiende de edades y no discrimina a nadie, pues el Do it yourself o hazlo tú mismo puede adaptarse a las habilidades de cualquiera. Muchos lo hacen para ahorrarse algo de dinero y otros por la simple satisfacción de crear cosas con sus manos. Otros tantos en su afán diferenciador de buscar la creación de objetos únicos, que se alejen todo lo posible de aquellos que se ensamblan en cadenas de montaje.

Cada cual puede encontrar el medio con el que se siente más cómodo creando, pues hay tantos materiales, métodos, técnicas y herramientas que cada cual puede encontrar fácilmente su medio de expresión.

Mientras que hay quien se siente cómodo con las manualidades simples hay verdaderos expertos en bricolaje que pueden crear prácticamente cualquier cosa con pallets, por ejemplo.

Otro caso de elemento que originariamente fue pensado para un uso especializado es el del soldador profesional, que sin embargo por su fácil manejo cada vez se encuentra en más hogares. Recomendamos comparar los precios de las diferentes soldadoras inverter que disponemos en el mercado e informarse de todo lo que hay que tener en cuenta antes de comprar una de estas soldadoras para que elijamos con buen criterio.

Las fiestas más actuales

Las celebraciones y fiestas son inherentes a cualquier cultura y época. Ya tuviesen un origen pagano o religioso, siempre hay motivos para la celebración que se fijan con fechas en los calendarios.

En España, la reciente incorporada festividad de Halloween hace que pensemos en comprar disfraces, practicar el do it yourself, que se propuso anteriormente, aunque para la ocasión y que sean verdaderamente terroríficos, como manda la tradición lo mejor es confiar en la tienda de disfraces que crece en seguidores y clientes. Esta tienda oferta sus productos online, pues nuestros tiempos se rigen por la comodidad y todo lo que podemos realizar desde nuestra casa o nuestros dispositivos así lo hacemos, como la adquisición de disfraces halloween. Pero, ¿de dónde viene esta festividad? ¿Cuál es su verdadero origen?

Muchas tendencias atraviesan el charco para implantarse directamente en nuestra sociedad y lo hacen normalmente a través de los canales de televisión, que le sirven de medio de difusión y actualmente también a través de la red global Internet.

Sin embargo, aunque a priori esta festividad haya sido importada de Estados Unidos, la realidad es que su origen es celta y mucho más antiguo. Halloween es una fiesta pagana que se celebra la noche del 31 de octubre y toma de referencia la celebración celta del Samhain, que marca el fin del verano, celebrando el fin de la temporada de cosechas y la llegada del nuevo año celta.

El motivo de disfrazarse era el ahuyentar a los espíritus malignos, pues se creía que durante esa noche se abría una puerta que comunicaba el mundo de los vivos y el de los difuntos. La intención era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para pasar desapercibidos y evitar ser dañados.