Economía

Soraya Sáenz de Santamaría prohibió a Telefónica vender sus acciones del Grupo PRISA para evitar la caída de Cebrián

Soraya Sáenz de Santamaría prohibió a Telefónica vender sus acciones del Grupo PRISA para evitar la caída de Cebrián

Publicado: 5 de octubre de 2017 18:52 (GTM+2)

Recientemente el Grupo PRISA, editor del diario El País, la cadena SER, Cinco Días, Huffington Post y el diario AS entre muchos otros, vive en vilo y  "sus acreedores esperan a las puertas con un cuchillo entre los dientes", tal y como contaba ayer el periodista Rubén Arranz en Vozpopuli.

La complicada situación financiera de uno de los grupos de comunicación más importantes de nuestro país viene de lejos y en este "culebrón" hay numerosos actores protagonistas.

En estos momentos la gestión de Juan Luis Cebrián al frente del grupo ha sido puesta en duda por parte de sus accionistas que planean un cambio de liderazgo en la compañía.

César Alierta, propietario de Heraldo de Aragón, 20 minutos y La Información, está interesado en comprar el 14% de las acciones a Telefónica, para unirlos al 19% que ya posee a través del fondo de inversión Amber.

Sin embargo, pese a que Alierta hizo una oferta económica a Telefónica para comprar sus acciones, varios medios apuntan a que desde Moncloa, concretamente la Vicepresidenta, directamente prohibió al presidente de la empresa de telecomunicaciones, José María Álvarez-Pallete, la venta de su participación en PRISA.

Con este movimiento Juan Luis Cebrián, agradecido, no sólo ha puesto sus medios de comunicación a disposición del Gobierno sino que intentó mandar a hacer reportajes a Fernando Garea, la bestia negra del PP, que ha sido sustituido por otros periodistas de mirada amplia y mente abierta, es decir, con muchas más dispuestos a que la dirección es ordene cambiar sus titulares.

El plan de Alierta consistía en unir el 14% de Telefónica al 19% que posee el curioso fondo Amber, en PRISA, del cual la cuarta parte es directamente de Alierta.

Pero aun así, para tumbar a Cebrián y convertirse en un señor de la prensa, no sólo necesitaba la participación de Telefónica sino también la colaboración, de HSBC, Caixabank y Santander, que entre los tres suman cerca del 20% del capital de PRISA. Y resulta que los tres bancos se han quedado quietos, cómplices ante la advertencia de Moncloa a Telefónica.