Opinión

Hasta los huevos del tacticismo

Hasta los huevos del tacticismo

Publicado: 21 de octubre de 2017 14:53 (GTM+2)

El Rey afirmó en su discurso extraordinario que el gobierno catalán se había saltado las leyes de la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Cataluña. He aquí la primera violación flagrante a la Constitución.

Supuestamente en España existe la separación de poderes y el Rey, bajo ningún concepto, puede inmiscuirse en la vida política del Estado, cosa que hizo cuando leyó su discurso, que parecía haber sido redactado en Moncloa.

Por supuesto, el gobierno catalán se ha saltado las leyes de la Constitución, del Estatuto de Autonomía e incluso su ley ilegal de desconexión al "suspender" la independencia, y parece que estaba pidiendo a gritos la aplicación del 155.

Rajoy lidera en estos momentos el partido político más corrupto de Europa, cuyas campañas electorales fueron financiadas con dinero negro y, por tanto, también se saltó las leyes que recoge la Constitución.

Pero a Rajoy le convenía dejar que la "bola" del independentismo se hiciera cada día más grande para desviar la atención de otros problemas, especialmente la corrupción.

La realidad siempre es diferente a como la pintan los políticos en sus discursos, en las buenas series no existen personales buenos y personajes malos. En su lugar todos los personajes tienen una personalidad compleja, muy bien construida, con miles de matices.

Si una serie es buena al espectador le debería ser difícil catalogar a un personaje como "malo malísimo" y a otro como "bueno buenísimo".

Pero no es lo mismo escribir una serie para un público amante de la ficción, que cogerá palomitas y prestará toda su atención en la trama, que escribir una serie de las que emite Antena 3 por las tardes y son vistas por señoras de mediana edad mientras hacen croché o miran el Facebook.

Si comparamos los discursos de los políticos actuales con las series de televisión rápidamente nos damos cuenta de que serían del segundo tipo. Discursos simplistas, efectistas y destinados a movilizar a un público poco ilustrado.

La mayoría silenciosa no es la que sale a la calle con banderas independentistas o con banderas de España. La verdadera mayoría silenciosa es la que está asqueada y harta de mentiras y atropellos de unos y de otros.

Debemos dejar ya a un lado los discursos simplistas de "este es malo malísimo" y "este es bueno buenísimo" y empezar a analizar las cosas con perspectiva y sin tacticismo.

El tacticismo de Podemos y del PSOE ante una cuestión tan importante a mi sinceramente me da asco. Tengo la sensación de que todos están calculadora en mano intentando ganar votos.

El PSOE hace el hizo el ridículo, una vez más, al proponer la reprobación de la Vicepresidenta (totalmente justificada) para luego retractarse por "motivos políticos", es decir, tacticismo.

Pero Podemos no se queda atrás. Decir que en España hay presos políticos es mentira, y que lo digan dirigentes de un partido político con más de cinco millones de votantes dice mucho del nivel de nuestro país.

España no es Turquia por mucho que Rajoy, Puigdemont y hasta el Rey se empeñen en avanzar hacia un modelo de Estado en el que la separación de poderes sea cada vez más difusa.

Decir que seguimos viviendo en la España del franquismo es no conocer nuestra historia, o conocerla, y querer simplificar el discurso con fines electoralistas. Ya tenemos bastante con las derechas (Rajoy, Puigdemont y Albert Rivera) como para tener que aguantar también tacticismos y "mierdas" de la oposición supuestamente progresista (PSOE y Podemos).

En definitiva, necesitamos menos tacticismos y mas cordura para acabar con este sinsentido.