Economía

PRISA pide más dinero a Telefónica, CaixaBank y Santander para salvarse del hundimiento definitivo

PRISA pide más dinero a Telefónica, CaixaBank y Santander para salvarse del hundimiento definitivo

Publicado: 30 de octubre de 2017 19:15 (GTM+2)

El próximo 15 de noviembre se celebrará una junta general extraordinaria de accionistas de PRISA con el objetivo de tomar una serie de medidas para salvaguardar al grupo de entrar en causa de disolución.

El segundo punto del orden del día de esta junta extraordinaria es aprobar la venta de Media Capital, la televisión portuguesa del grupo, a la estadounidense Altice por 334 millones de euros.

Esta operación es imprescindible para sacar a la compañía del actual estado de insolvencia pero se ha encontrado con que las autoridades portuguesas han negado por segunda vez la aprobación de este movimiento de desinversión.

La consecuencia inmediata ha sido la caída de la cotización y una ronda de llamadas de Juan Luis Cebrián a los presidentes de Telefónica, Criteria CaixaCorp y Banco Santander.

La última esperanza que le queda a PRISA es el informe que deberá emitir la Autoridad de la Competencia del país vecino, que no tiene fecha oficial de publicación y que, por tanto, podría no llegar a tiempo a la junta general extraordinaria que el editor de ‘El País’ celebrará en tres semanas.

Si el traspaso de la filial portuguesa del grupo no se llega a hacer, el plan de reestructuración de la multinacional española se caería a las primeras de cambio, puesto que los 334 millones de euros procedentes de esta enajenación representan cerca del 40% de los fondos propios estimados para recuperar el equilibrio patrimonial y la solvencia financiera.

Cebrián podría perder más de 4 millones de euros en acciones

La operación no es solo fundamental para asegurar el futuro de PRISA, también es un factor esencial para Juan Luis Cebrián, a quien el consejo de administración ha propuesto darle 1,6 millones de acciones con dos condiciones suspensivas: sacar adelante el plan de recapitalización y “el cierre satisfactorio de la operación de enajenación del 100% del capital social de Vertix, SGPS, SA”, la editora de la cadena de televisión portuguesa.

Si Cebrián no consigue cerrar la operación perdería su incentivo, valorado actualmente en 4,16 millones de euros.

La ayuda de los accionistas no será suficiente

Junto a la venta de Media Capital, PRISA quiere hacer una ampliación de capital de 450 millones de euros y que los acreedores canjeen 100 millones de deuda en acciones de la sociedad.

Para la primera parte, cuenta con el apoyo del 48% de los accionistas actuales, Telefónica, CaixaBank y Santander, un respaldo relevante pero todavía insuficiente para garantizar el éxito de la emisión.

La segunda parte de la reestructuración está aún más complicada, porque los fondos oportunistas tenedores de los 1.548 millones en préstamos de PRISA no están actualmente por la labor de aceptar una quita en la conversión de la deuda por el capital.