Opinión

Trolls en las mazmorras

Trolls en las mazmorras

Publicado: 2 de noviembre de 2017 19:22 (GTM+2)

En las democracias occidentales, especialmente en la Unión Europea, existe un concepto que se llama "división de poderes". Este concepto viene de las ideas de los ilustrados, un movimiento que nació en Francia y fue el germen de la Independencia de Estados Unidos y de la Revolución Francesa.

Los ilustrados mantenían que los poderes de los estados debían estar separados. En España el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial están separados y a unos niveles bastante aceptables.

¿Os imagináis ver a la hermana de un rey en Reino Unido sentada declarando ante un juez? ¿Os imagináis en Francia a un Presidente del Gobierno sentado ante un juez declarando por la corrupción de su partido?

En España el poder que más libertad tiene es el judicial y el que más corrompido está con diferencia es el llamado Cuarto Poder, es decir, el de los medios de comunicación.

Y con esto me refiero tanto a los medios nacionales como a los catalanes. Ambos cárteles de la propaganda falsaria ofrecen una información simplona y sesgada copiando los discursos, simplones y sesgados, de la derecha española y catalana.

Si algo bueno tiene la derecha catalana es que ha sabido articular un discurso simple pero efectivo. Decir que en España hay presos políticos, o que las detenciones de hoy son decisiones políticas, es vivir en una realidad paralela.

Pensar que Bélgica va a tragarse el discurso independentista y no va a extraditar inmediatamente a Puigdemont es vivir en un "Los mundo de Yupi".

La derecha catalana y española han jugado desde hace años con una gran parte de los ciudadanos para ocultar sus corruptelas y fechorías.

Como bien dicen en la BBC: Corrupción, el tema del que no se habla en España por culpa del (o gracias al) referéndum de Cataluña.

Pero la derecha catalana nunca ha querido diálogo con la derecha española, al menos en los últimos años, puesto que cualquier medida de acercamiento ha sido simple 'postureo' con un discurso efectista pero simplón y alejado de la realidad.

Sin ir más lejos hace pocos días Puigdemont ofreció a Rajoy no declarar la DUI si a cambio liberaba a 'Los Jordis'. Un discurso que dentro de la maquinaria de propaganda independentista puede "colar" pero que no tiene ningún sentido.

Tal y como lo planteaba el Presidente cesado se daba a entender que Rajoy tenía secuestrados en Moncloa a los Jordis cuando la realidad es que están detenidos acusados de delitos muy graves y han sido encarcelados por la misma Audiencia Nacional que sentó en el banquillo a Rajoy como testigo para hablar sobre la corrupción de su partido.

El gobierno catalán se ha saltado la Ley y ha iniciado una deriva autoritaria camuflada bajo el eslogan del "derecho a decidir". Muy bonito a simple vista pero falsario.

Algunos piensan que una Cataluña independiente gobernada por la burguesía catalana que sirvió de muleta al gobierno de Aznar sería sol, piruletas y arcoíris.

Otros vivimos en el mundo real y observamos un circo en el que los dos partidos más corruptos de Europa juegan con los ciudadanos y estiran un "chicle" que acabará roto por la acción de la justicia y el tiempo, que finalmente pone a cada uno en su sitio.