Comunicados

Los cursos de oratoria empresarial contribuyen a profesionales más preparados

Los cursos de oratoria empresarial contribuyen a profesionales más preparados

Publicado: 17 de noviembre de 2017 19:21 (GTM+2)

Se puede tener miedo a hablar en público, sentir un verdadero pavor a hacerlo, pero casi todos los trabajos lo exigen, ya sea con menor o mayor número de público, se tienen que defender las tesis de cada uno o tratar de vender un producto.

Tanto para estas personas que sienten pánico a hacerlo como para los que tienen cierta facilidad para la oratoria pero todavía no se sienten seguros, la sesión individual de oratoria que lleva a cabo El Trampolín es un entrenamiento personal para ganar confianza, conocer los fallos y las fortalezas, conocer todos los pormenores, tanto del lenguaje verbal como del no verbal, gestionar los nervios o estructurar el contenido.

A través de la programación neurolingüística y un atento seguimiento a cada caso personal, los profesionales del centro también trabajan el estrés, la vergüenza, el miedo al ridículo, el temor a quedarse en blanco y todas estas vulnerabilidades que afloran en el momento en que se va a hablar en público.

En muchos trabajos se requiere seguridad para expresar opiniones en público

A través de la palabra los seres humanos nos comunicamos, tejemos complicidades, convencemos, persuadimos, pero también podemos engañar o defraudar. La palabra es una arma a la que muchas veces tenemos miedo y más cuando se tiene que compartir entre mucha gente.

Sin embargo son muchos los trabajos en los que se requiere de seguridad a la hora de expresar opiniones en público con asertividad y para ello los coachings son importantes, pero mucho más los especializados en técnicas de oratoria que nos ayuden en los dos sentidos.

Los cursos presenciales de hablar en público suponen una vuelta de tuerca y son indicados para aquellos a los que el temor o la suspicacia hacen que no se atrevan a tomar clases de oratoria. Ver como otros pasan por eso ayuda a vencer estos recelos y a darse cuenta de la eficacia de un modo de trabajar a través de un método pedagógico que se ajusta como un guante a cada caso personal, para poder ir avanzando en función de cada ritmo.

Los cursos de oratoria se centran en reforzar los puntos fuertes de cada persona y potenciar los menos evolucionados

Es en este punto donde entra de lleno el concepto de inteligencia emocional o cuan importante es la gestión de las emociones para la inteligencia. Este concepto, acuñado por Daniel Goleman, cuenta con muchas definiciones, y en el Trampolín se refuerzan los puntos fuertes de cada cual y se potencian los menos evolucionados para que los individuos ganen en seguridad personal y que esta les sea útil a la hora de hablar en público y en todos los ámbitos.

La mayor parte de las decisiones que tomamos a diario se hacen bajo el influjo de las emociones y los oradores, a su vez, nos transmiten las suyas. No solo valoramos lo que nos dicen si no como nos lo dicen, de modo que prestamos atención tanto al contenido como al continente. Que quién nos habla vista de un modo agradable, tenga unos ademanes respetuosos y sea más o menos natural influirá en lo que vayamos a decidir.

Sí, el poder de la oratoria es enorme y la historia nos da pruebas constantes de ello, la cuestión es cómo hacer para que la oratoria personal sea cada vez más clara y segura para que las ideas a exponer lleguen bien a nuestros destinatarios, haciendo uso de esta inteligencia emocional.

Cursos de presentaciones de alto impacto y oratoria en inglés con el objetivo de vender ideas o productos

Los profesionales de El Trampolín, cuentan con grandes casos de éxitos a sus espaldas y en su curso de presentaciones de alto impacto dan herramientas a sus alumnos para puedan vender un producto, una colaboración o una idea sin perderse en los ambages, estructurando el contenido y llegando al corazón de los que les escuchen.

Para ello es primordial detectar el objetivo y el mensaje principal que se vaya a dar para después crear un guión que marque la diferencia, sea emotivo y tenga ritmo.

También se dan trucos para seducir a la audiencia, se trabaja el lenguaje no verbal y se dota de seguridad a los asistentes a este curso y al curso de oratoria empresarial en inglés, otro de los platos fuertes del centro.

Si el miedo a hacer el ridículo está detrás del pánico a hablar en público, este miedo también está detrás de hablar una lengua que no sea la nuestra. El inglés es la asignatura pendiente de muchas personas, sobretodo de los españoles, que parecen no poder fluir con la lengua de Shakespeare. Una vez ahondan en ella se dan cuenta que es mucho más fácil que el español, que cuenta con una estructura de lenguaje mucho más sencilla.

El mundo está cada vez más globalizado y son muchos los que deben de hacer presentaciones en inglés, que mejoran de forma sustancial contando con profesionales que nos ayuden a ello.

Que sus alumnos puedan persuadir, inspirar y vender más, la meta de los profesionales del Trampolín

Los profesionales del Trampolín, detectan las fortalezas y las oportunidades en la comunicación de sus alumnos, mejoran sus habilidades de comunicación y de liderazgo, hacen que sepan transmitir claramente sus ideas para motivar a los empleados, a estructurar la información, a expresar mensajes claros, concisos y breves y mejorar la voz y la comunicación no verbal.

El reto es grande pero la pasión por su trabajo también lo es. La diferencia sobre otras empresas de formación es que usan técnicas de Programación Neurolinguistica, coaching e inteligencia emocional para crear un impacto real y duradero, los cursos son 100% prácticos con píldora formativas para lograr la atención de los empleados y trabajan las emociones y hasta el humor para crear cambios.

Los testimonios de los que ya han trabajado con ellos son verdaderamente entusiastas y en todos ellos se evidencia como la formación ayudó a incrementar las ventas de cada empresa, ganando capacidad de gestión, a minimizar los esfuerzos y a conseguir mayores beneficios, creando una seguridad personal que no solo fue notoria en lo empresarial, sino que también se mostró claramente en los aspectos personales.