Comunicados

Diciembre, el mes de los coches de segunda mano

Diciembre, el mes de los coches de segunda mano

Publicado: 12 de diciembre de 2017 02:43 (GTM+2)

El crecimiento de los viajes compartidos y la mejora de las carreteras estatales, ha hecho que el automóvil viva una resurrección nunca antes observada y en concreto, la de los coches segunda mano.

La renovación de modelos por parte de las grandes marcas es dinámica y frenética pues se calcula que al menos cada 4 años la mayoría de ejemplares muta , brindando así la oportunidad de obtener modelos más o menos actuales a un precio menor.

Los meses de frío, a su vez, son los mejores para la compra de coches de segunda mano pues, es allí donde la preparación de las vacaciones de Semana Santa y estivales se inicia, además de que es en esa época donde muchas empresas elogian el trabajo de sus empleados con las pagas dobles, facilitando así la toma de decisión de muchas familias a realizar un desembolso en la economía doméstica o bien de iniciar un proceso de financiación a medio o largo plazo para la obtención de un vehículo.

¿Cuando es el mejor momento para comprar un coche de segunda mano?

Muchos coinciden que el mejor momento para comprar coche de segunda mano, es precisamente el mes de diciembre pues es entonces donde la mayoría de concesionarios deben cerrar sus inventarios y sacar todo su stock antes de que finalice el año y se entre en el siguiente para corregir algún que otro déficit que se haya realizado en materia de ventas durante los meses anteriores.Si además la compra se realiza los días finales del mismo, mejor que mejor, ya que los encargados y trabajadores de los concesionarios suelen  trabajar por objetivos mensuales y será durante los últimos días del mes donde se esmeren más en realizar ofertas que encantan al cliente.

Si por otro lado, el cliente prefiere realizar la compra de particular a particular, las opciones varían. Cierto es que encontrarnos con una persona que quiere vender su vehículo de segunda mano puede darnos una información un poco asimétrica con lo que vendría a ser la realidad del estado del coche en cuestión.

Las 8 funciones claves a tener en cuenta para cerrar una buena compra

Los especialistas recomiendan tener en cuenta el estado de 8 funciones claves. Estas son el arranque, la dirección, la suspensión, los frenos , los neumáticos, la transmisión, el escape y los faros.

Respecto al arranque, los fallos variarán en función de si el coche que se quiere comprar es de gasolina o de diésel. Un mal arranque con el motor apagado en caso de uno de gasolina, puede ser causado por el sistema de inyección o de regulación de la mezcla mientras que en uno de diésel, el hecho de que no funcione el arranque en frío nos puede llevar a una avería de más de 1.000 euros debido al sistema de incandescencia o inyección del motor.

Es importante escuchar al coche y no alertar ningún ruido extraño en el momento en que se introduzca la llave o bien se suelte para iniciar la puesta en marcha del motor ya que esto podría introducir problemas en el volante.

En la dirección, se debe prestar especial atención a que el volante dé toda la vuelta y que gire de una manera suave y silenciosa. El estado del fluido hidráulico es de vital importancia también pues se suele dejar olvidado en un segundo plano.

Una de las cosas que más hay que cuidarse de que esté en buen estado en un coche de segunda mano es la suspensión. La calidad de esta se puede comprobar a simple vista observando que las ruedas tengan el mismo nivel de desgaste por los dos lados así como la resistencia de ésta a la hora de pasar por baches en el momento de ponerse en movimiento.

No hay que olvidar el estado de unos buenos frenos funcionales, función que puede salvar de un buen susto y que no hay que desatender jamás. Para saber si los frenos están en un buen estado se tendrá que comprobar que los testigos se encienden una vez se haya introducido la llave en el contacto del vehículo (si este lleva ABS y ESP) y por consiguiente se apagan a los pocos segundos de haber realizado la operación.

En materia de neumáticos deberemos comprobar que haya un desgaste en equilibrio en las cuatro ruedas  pues que lo haya puede implicar una mala basculación del peso del coche pudiendo eso conllevar resbaladas o accidentes al ser la única parte que está siempre en contacto con la carretera. También se deberá comprobar que los neumáticos sean de la talla adecuada al vehículo que se quiera adquirir o bien que sea una autorizada.

La transmisión da tres indicadores cruciales para saber si ésta se encuentra en un buen estado. Estos son el embrague, en el cual se deberá observar  el tacto de este, los ruidos que pueda emitir y que no haya ninguna anomalía en el recorrido del pedal así como ningún obstáculo, otro es el cambio, donde se deberá comprobar que las marchas entren bien tanto con el motor apagado como en encendido y que ninguna haga fricción. Por último, tener en cuenta la vibración del vehículo a la hora de tomar curvas cerradas o al apretar el acelerador pues en cas de ser así nos dara información de que la transmisión no está a punto para ser utilizada.

El color del humo del tubo de escape nos da una información muy valiosa de cara a qué puede estar fallando en ese coche en cuestión. Si sale humo azul, eso querrá decir que el motor está desgastado y que por eso está consumiendo mucho aceite. Esta se sitúa en una de las averías más caras a solventar en caso de fallo por lo tanto indicará que la compra de ese coche puede no resultar un buen negocio. Si sale blanco puede indicar falta de carburante en la combustión o que hay condensación en el tubo. Si por lo contrario, el humo es negro, eso querrá decir que se está consumiendo mucho combustible y por tanto, la compra puede resultar muy costosa a largo plazo en lo que a consumo de carburante se refiere.

Para acabar, el estado de los faros es crucial, no solo para aumentar la visión nocturna en casos de baja visión sino por lo que puede acarrear una avería en la centralita de luces (avería muy costosa). Que los faros del coche no funcionen también puede ser debido a un problema con la bombilla o un fusible. No obstante, es necesario hacer la comprobación de que todas las luces del coche funcionen debidamente en todas sus funciones: largas, posición, cortas, antiniebla, marcha atrás e intermitentes. Si todas ellas funcionan pero no entregan una luz constante, esto puede deberse a un fallo en el alternador o en el cableado.
Sin duda, la transacción va a conllevar una búsqueda de información exhaustiva en materia de obtención de información sobre el precio más asequible, los modelos más rentables que han habido en el mercado y cuáles ofrecen mejores prestaciones por menos dinero así como el momento idóneo para que todas estas variables se encuentren en el espacio- tiempo. Se sabe que a veces la necesidad de adquirir un vehículo surge de la nada pero en la medida de lo posible, merece tener en cuenta estos ítems para que el trato nos lleve a una buena relación con el producto adquirido y no surja arrepentimiento posterior debido a malas garantías.