Pablo Iglesias: “A mí me suena raro lo de portavoza”

Irene Montero se describe en Twitter como "Portavoz de Podemos en el Congreso" pero ahora pide que se use el término "portavozas"

La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha reivindicado este jueves el uso del término “portavoza” que empleó el martes como una forma de dar mayor “visibilidad” a las mujeres en su lucha por la igualdad de derechos con los hombres. “Ya son demasiados los siglos en los que el lenguaje se utiliza como instrumento para perpetuar el machismo en las sociedades. La mayoría de idiomas usan el masculino para referirse a la otra mitad de la población”, ha justificado.

La postura de Montero sobre el uso de este término encontró el respaldo de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra: “Yo a mi portavoza la llamo portavoza”. Sin embargo, también cosechó críticas en por parte de otras formaciones políticas. El portavoz del gobierno Iñigo Mendez fue preguntado por esta cuestión en el programa Espejo Público y respondió que “vamos a mejorar mucho el sistema educativo en España”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha reconocido que: “A mí me suena raro lo de portavoza y yo no lo uso”, pero ha dicho  “que es muy positivo que a veces ejemplos como ése sirvan para visibilizar que hay cosas que hay que cambiar también en el lenguaje”.

En las redes sociales muchos usuarios con un perfil claramente de izquierdas se han posicionado también en contra de desvirtuar el lenguaje exponiendo que voz es un término que ya está en femenino (la voz) y que portavoz es una palabra compuesta que viene de “portar” y de “voz” y que por tanto el uso correcto es “las portavoces” y no “portavozas”.

También desde la RAE se ha respondido a la consulta de un usuario tras las palabras de Montero. “El sustantivo «portavoz» es común en cuanto al género, lo que significa que se usa la misma forma para el masculino y para el femenino. El género gramatical se evidencia ahí a través de los determinantes y adjetivos: «el portavoz español» / «la portavoz española»”, han explicado.

Portavoza, nadie lo discute, es gramaticalmente incorrecto, pero para los lingüistas el debate va más allá. “El problema es que el masculino genérico intenta representar a toda la humanidad y el femenino, no. El masculino es la naranja entera y el femenino, media naranja. Todo eso no ha surgido de la nada”, reflexiona la catedrática. Como animales simbólicos, sostiene, “toda nuestra concepción del mundo pasa a través del lenguaje”. De mitos y narraciones tan antiguas como que la mujer proviene de la costilla de Adán, surge y se perpetúa la idea de que las mujeres son inferiores al hombre, explica. “Lingüísticamente se nos trata diferente, y no es solo una cosa del castellano, sino de todas las lenguas del mundo, que corresponden a sociedades patriarcales”, explica un sociolingüista en EL PAÍS.

José A. Martínez, catedrático de la Universidad de Oviedo, considera el uso de portavoza un error comunicativo de Montero, “fruto de haber interiorizado de forma mecánica la fórmula del desdoble en masculino y femenino”. “Ocurrió lo mismo con ‘jóvenes y jóvenas’ o ‘miembros y miembras’; son confusiones, meteduras de pata, y quieren hacerlas buenas convirtiéndolas en el bálsamo de fierabrás, diciendo que es bueno para la reivindicación de las mujeres”, opina. Incluso si la portavoz parlamentaria de Podemos hubiese empleado a propósito lo que llama “fuegos artificiales lingüísticos”, cree que habría cometido un error de comunicación, que distrae del contenido de su mensaje. Este filólogo, autor de El lenguaje de género y el género lingüístico, sostiene que “el lenguaje del feminismo está en parte fracasado”, porque sus reivindicaciones se quedan en una “jerga” que no llega a la población “por poner filtros de color”.

Comentarios
Cargando...