Lo que EL PAÍS, TVE y La Sexta no cuentan sobre la guerra de Siria

La OTAN paga a medios occidentales para que den una versión acorde a sus objetivos militares

La periodista norteamericana Rania Khalek ha analizado en RT el tratamiento ‘periodístico’ que hacen los medios occidentales de lo que está ocurriendo en Guta Oriental y en Siria en general.

En ese enclave de Siria están luchando las fuerzas del Ejército sirio contra el grupo extremista Jaysh Al Islam pero sin embargo los grandes grupos mediáticos de prensa occidental adjudican a las tropas gubernamentales toda la violencia en Guta Oriental.

Esto mismo ocurrió en Alepo, Madaya y Homs donde los medios occidentales cubren la noticia “como si no existieran allí insurgentes armados y las autoridades estuvieran masacrando a civiles sin piedad”, como si los soldados sirios estuvieran movidos por “una sed de sangre caricaturescamente vil” afirma Khalek al medio RT.

Sin embargo, TVE, La Sexta, Antena 3 o Cuatro, como ejemplos de medios españoles que ha analizado DigitalSevilla, presentan al unísono a los insurgentes como rebeldes moderados y luchadores por la libertad sin entrar a analizar los ideales, la composición, la financiación y los fines de estos grupos. También obvian la invasión de Siria por Turquía, aliado de España, o que EEUU tiene 20 bases en el país de forma ilegal.

Los medios del mainstream cuentan a sus seguidores esta guerra como si un Gobierno malvado, el sirio, mata a sus propios civiles, como un cuento de buenos y malos de Hollywood o Walt Disney. Y lo hacen sin importarle las fuentes de dicha información, simplemente porque se lo ordenan desde la OTAN, que paga bien.

Este conflicto, con cientos de miles de personas muertas, donde están implicadas superpotencias y la mayoría de países de la región, no es tan sencillo. No es un cuento para niños, no debería ser contado así.

Los llamados ‘rebeldes’ que controlan Guta Oriental son una serie de grupos yihadistas que abogan por instaurar una visión radical del Islam en la República laica Siria. El más fuerte es Jaysh Al Islam, formación salafista yihadista apoyado por Arabia Saudita que quiere establecer un Estado Islámico medieval en Siria.

Es curioso como la noticia de que Hillary Clinton confesó que sabía que Arabia Saudita financiaba a los terroristas de ISIS fue silenciada en los medios. No se vio a García Ferreras, director de informativos de La Sexta, haciendo un especial por este motivo. Si lo sabía Clinton, ¿Por qué sigue siendo aliado de EEUU? Tampoco se atacó e invadió esta terrible dictadura aliada de EEUU, Reino Unido e Israel por este motivo. Jordi Evole, y su mentiroso programa sobre Siria o EL PAÍS, con Alandete de juglar de la OTAN, no han tratado el tema. Tampoco se ha contado como Arabia Saudita financió la campaña electoral de Hillary Clinton, quizás no era importante.

Jaysh Al Islam tiene la misma retórica, tácticas y objetivos que los terroristas del ISIS, realizando ejecuciones públicas y cuyo fallecido líder fundador Zahran Alloush hizo un llamamiento público a favor de la limpieza étnica contra las minorías religiosas en Siria. Limpieza étnica y apoyado por Arabia Saudita. ¿De verdad España debe venderle armas a esta terrible dictadura?

El siguiente con más poder es Faylaq Al Rahman, que es aliado de Hayet Tahrir Al Sham (HTS), el último nombre con el que el grupo terrorista Al Qaeda se llama en Siria y que también están en Guta Oriental.
Ahar Al Sham y Nour Al Din Al Zenki, que obtuvieron armas de EEUU, se grabaron decapitando por ejemplo a un niño. Hace días, civiles denunciaban que estos dos grupos les disparaban mientras intentaban abandonar Guta Oriental para llegar a la zona controlada por el Gobierno sirio, algo que los medios occidentales han ocultado de forma premeditada ¿le suena?.

Desde DigitalSevilla tenemos constancia de que TVE, La Sexta, Cuatro o EL PAÍS, por decir unos cuantos, no han contado curiosamente cómo estos grupos islamistas radicales han cortado el acceso a la ayuda humanitaria y los alimentos que iban a los civiles, como ejemplo de una larga lista de agravios informativos de los principales y multimillonarios grupos mediáticos de España.

Los gobiernos de la OTAN y sus aliados regionales han gastado decenas de millones de euros en financiar un aparato mediático que blanquea a la ‘insurgencia’, culpa de toda la violencia al Gobierno sirio y reclama una intervención militar occidental, es decir la guerra, una acción más enérgica contra el presidente sirio Bashar Al Assad.

De hecho esta prensa mercenaria de la OTAN se ha vuelto dependiente de estas fuentes de propaganda para obtener información sobre el conflicto. Como ejemplo, PRISA, depende de los bancos, que son sus accionistas, para sobrevivir y también del dinero que la UE le da para que hable mal de Rusia, como bien se encarga Alandete desde hace meses.

Su fuente más conocida es White Helmets, (Cascos Blancos), un supuesto grupo de apoyo a civiles pagado por EEUU y Reino Unido. Patrocinados por una influyente empresa de relaciones públicas, los White Helmets apoyan de forma clara el cambio de poder en Siria trabajando junto a milicianos vinculados al grupo terrorista Al Qaeda en las zonas que controlan. Algunos de sus miembros han participado en atrocidades grabadas en vídeo, hecho sepultado por los medios mercenarios de la OTAN.

Otra fuente de información es el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización dirigida por un partidario de la oposición que trabaja desde Londres. Es decir, un tipo desde el corazón de la OTAN dando datos sobre Siria, porque lo observa desde miles de kilómetros.

La tercera fuente de ‘la verdad’ son los autodenominados ‘activistas mediáticos’ que trabajan en las zonas que controlan los grupos yihadistas.

“Pero estos grupos no toleran ni el activismo ni el periodismo. De hecho, se sabe que encarcelan, torturan y ejecutan sumariamente a activistas, abogados, trabajadores humanitarios, periodistas y minorías”, detalla Khalek.

Por ello plantea serias dudas sobre su independencia a la hora de dar información ya que es imposible divulgarla sin que los yihadistas les den permiso. Entonces la damos por buena toda información que den, claro….

Estos grupos islamistas están perdiendo la guerra en Guta Oriental, y lo único que les podría salvar es que la OTAN interviniera directamente. Como atrapen vivos a algunos de sus miembros quizás algunas cancillerías occidentales tengan problemas para explicar muchas cositas.

La OTAN está interviniendo de forma indirecta, aunque los medios mainstream mercenarios afirmen que no se está haciendo nada y eso está permitiendo las matanzas con impunidad en Siria. Allí llevan meses los servicios secretos de Francia y Reino Unido trabajando duro por el bien de la Humanidad, como han hecho siempre…jejeje.

Occidente lleva interviniendo en Siria desde hace años, prolongando la masacre, reforzando a Al Qaeda y dejando circular en libertad a ISIS por el desierto con sus camiones cargados de petróleo hacia Turquía. Barack Obama, curioso premio Nobel de la Paz y el único presidente de EEUU que ha estado en guerra durante sus ocho años de mandato, gastó 1.000 millones de dólares, a través de la CIA, en armar y entrenar a los ‘rebeldes’ como contó The Washington Times aún sabiendo que estaban vinculados e Al Qaeda , organización terrorista que derribó, por ejemplo, las Torres Gemelas de New York. Dicho programa fue suspendido por Donald Trump, que es un racista y machista, pero no quiere la guerra como medio de dominar el mundo y por ello es peligroso.

Todo ello se hizo de la mano de Hillary Clinton y del senador ultraconservador John McCain, con la única función de derrocar al Gobierno sirio, los dos grandes halcones ultras que trabajan para la industria de armas de EEUU, la principal del país desde la Segunda Guerra Mundial.

“Al Qaeda ha construido su mayor filial en la historia como resultado directo de esta imprudente política estadounidense de cambio de regímenes”, señala la periodista norteamericana en su análisis.

EEUU hizo su guerra contra Siria mediante los escuadrones de la muerte de Al Qaeda y permitió que ISIS se enriqueciera vendiendo petróleo en caravanas interminables de camiones bajo sus narices. Luego rescató algunos comandantes de ISIS en sus helicópteros, pero eso tampoco había que contarlo a los españoles, ¿verdad Ferreras?

Solo la intervención de Rusia logró acabar con una de las fuentes de financiación de los terroristas de ISIS , que llevaban años llevando camiones con petróleo, por el desierto, bajo la atenta mirada de EEUU o Reino Unido. Ese petróleo lo vendía la familia Erdogan a Europa mediante una empresa sita en un paraíso fiscal, pero para qué vamos a contarlo, no es tan importante. Total son unos cuantos muertos, allí, en el mundo árabe. Si atacan París sí, entonces me llevo una semana de llanto, pero ¿allí?, eso no me importa.

La prensa mainstream detalló como ‘liberaciones’ las reconquistas del Gobierno iraquí, con el apoyo tardío de EEUU, de las ciudades de Mosul, Faluya o Tikrit, que estaban en manos de los terroristas de ISIS. De hecho esas ciudades las conquistó ISIS tras retirarse el ejército iraquí de la zona y dejar cientos de arsenales repletos de modernas armas que utilizaron los terroristas de ISIS para expandirse por Siria. Todo muy curioso. En días controlaban enormes zonas de Iraq, y EEUU, que controlaba el país, no hizo nada entonces, ni durante años.

Sin embargo estos medios mercenarios, cuando Siria y Rusia reconquistan Alepo o Guta Oriental lo describen como actos atroces que equivalen a un genocidio.

“El conflicto en Siria puede ser un desastre confuso y complicado, pero a medida que los medios principales intensifican sus aullidos para que Occidente haga algo, es importante tener en cuenta que existe una agenda detrás de su versión unilateral de la realidad”, resume la periodista.

Nada, confiemos en que García Ferreras, que cortó a Llamazares cuando empezó a contar la verdad sobre Siria, o David Alandete, director adjunto de EL PAÍS y que es motivo de mofa de la Embajada rusa en Madrid, nos cuenten el cuento de Blancanieves y los Siete Enanitos. Que se vayan allí con Evole, y hagan la pose de que les importa aquello y que son periodistas de raza, de los buenos. Pero por favor, que antes de hacerlo y que nos den lecciones de ‘periodismo’, se miren un día al espejo, con la gorra de reportero comprometido y nos digan que no les dio vergüenza lo que vieron de ellos mismos.

A mí, espero que no me venga un día un cartero vestido de negro y me recuerde con plomo quién manda y lo que se puede contar o lo que no se puede contar.

Comentarios
Cargando...