Orgullosa de nuestros ovarios

Anoche he vivido lo que hacía cien años no se vivía.
Anoche nos unimos todas y todos en contra de los grandes fallos de nuestra sociedad. Ya no sólo hemos salido a las calles, muchísima mas gente de la esperada. No, ya no sólo eso. Le hemos echado ovarios a la vida, juventud. He visto a señoras y señores mayores, adultas, jóvenes y hasta niñas LUCHANDO por lo que nos quieren quitar. Quizá desde ayer se darán cuenta de que no pueden, por mucho que lo intenten.
Hemos demostrado quiénes somos, que somos imparables, que la revolución será feminista o no será. Hemos demostrado que queremos respeto y que lo conseguiremos sí o sí. Hemos demostrado que somos guerreras. Hemos demostrado que no somos ni la mujer de, ni la madre de, ni la hija de. Hemos demostrado que no nos hace falta nadie, que somos fuertes, más fuertes de lo que podamos parecer. Hemos demostrado que esta es nuestra lucha, la de todos, la de un mundo de igualdad, la de un mundo justo.
“Somos las hijas de las brujas que no pudisteis quemar” “Yo no salí de tu costilla, tú saliste de mi coño”
“No estamos todas, faltan las asesinadas”
Somos grandes, muy grandes, y por si faltaba la demostración de que así es, aquí la tenéis, en el formato que prefiráis: fotográfico, en video, por escrito y sobretodo, gritado, para que nos escuchéis bien.
Por ello, por todo ello, sólo puedo decir que estoy orgullosa: Orgullosa de poder decidir.
Orgullosa de decir lo que quiero.
Orgullosa de mí misma.
Orgullosa de este día histórico en violeta.
Orgullosa de mi generación, de las anteriores y de las que vendrán. Orgullosa de haber gritado.
Orgullosa de haberlo vivido.
Orgullosa de nuestro coraje.
Orgullosa de nuestra voluntad.
Orgullosa de nuestros ovarios.
Orgullosa de todas y de todos.
Orgullosa de ser mujer.
Y orgullosa de estar orgullosa.

Comentarios
Cargando...