Comunicados

Una alimentación saludable nos permitirá más calidad de vida

Una alimentación saludable nos permitirá más calidad de vida

Publicado: 26 de marzo de 2018 10:01 (GTM+2)

Vivimos a un ritmo frenético y muchas veces no sabemos de dónde viene lo que comemos. Una buena opción es cultivar nuestra propia comida. De esta manera sabremos todo el proceso  que ha pasado, nos aseguraremos de que sea de calidad y tendremos la satisfacción por haber realizado un buen trabajo.

A la hora de hacer un huerto debemos tener presentes diferentes conocimientos

Desde que somos cazadores-recolectores hemos trabajado la tierra. Es la forma que tenemos de cultivar alimentos de calidad y sobrevivir. Hoy en día elegir lo que comemos es importante porque de ello depende nuestra salud. Tener las herramientas para cultivar un huerto es fundamental.

Desde la web Sembrar100 podrás encontrar todo lo que necesitas para sembrar, mejorar, recolectar y disfrutar de tu huerto. Cada producto necesita unas características concretas de ahí la importancia de tener la información precisa para poder sacar el máximo partido de tu huerto.

Esta página nos ofrece más de 50 trucos para aplicar en nuestro huerto. Ofrece soluciones a problemas que pueden surgir. Por ejemplo, explican cómo hacer una regadera fácil, cómo mantener las planas húmedas cuando nos vamos de vacaciones, cómo eliminar las malas hierbas y mucho más.

Sembrar las hortalizas y verduras más comunes

Un factor determinante es la planificación a la hora de plantar los alimentos. Cada producto tiene su lugar en el calendario, el tiempo de cosecha, de luz solar, la cantidad de agua, el tipo de abono o tierra, las condiciones climatológicas específicas para que se desarrolle de la forma adecuada.

Es aconsejable empezar por cultivos más sencillos como las cebollas. Además, es una actividad que se puede realizar con la familia, enseñando a los hijos el trabajo y valor que tienen los alimentos. A la hora de sembrar deberemos tener en cuenta el clima, el agua, como preparar la tierra, etc.

A lo largo de este artículo hablaremos de cómo cultivar tomates, cebollas y patatas. Con estos ejemplos prácticos veremos con claridad en qué consiste la siembra, qué hay que hacer y qué características tiene cada planta. Con la información que vamos a ir dando en este artículo ya nos podremos poner manos a la obra.

¿Cómo sembrar tomatesSe sembrarán con tierra drenada y en un lugar que dé mucho sol. Se riegan con goteo y a diario o cada dos días (Entre 30 y 60 minutos dependiendo del calor). Tienen como enfermedades comunes la mosca blanca, los ácaros, hongos y arañas rojas.

Calendario de siembra

Conocer el tipo de enfermedades y plagas que puede haber, así como la solución que se aplica en cada caso nos puede ahorrar tiempo y disgustos. Las diversas asociaciones buenas y malas al sembrar diferentes tipos de cultivo a la vez son aspectos a tener en cuenta.

Cuando sembremos tomates, lo haremos en primavera, de febrero a marzo. Se recogen a los dos meses y medio meses. Se debe guardar entre 40 y 60 cm entre las semillas. Se utilizará Sustrato y abono de origen animal y vegetal. La temporada de tomates en España es hasta junio.

La mejor época para sembrar cebollas es en primavera y se recogen a los cuatro meses. También se pueden sembrar en invierno porque aguantan bien el frío. Prepararemos caballones de entre 25-30 cm a una profundidad de 10-15 cm.

Hay que tener en cuenta algunos otros aspectos al hablar de cómo sembrar cebollas, claro. Se sembrarán en una zona que reciba sol durante todo el día. La tierra debe estar aireada, fresca y rica en humus y potasio. Tenemos que evitar el exceso de humedad. Los enemigos que tiene son la mosca de la cebolla y el exceso de humedad de la tierra.

Abonaremos las cebollas con un estiércol y compost muy descompuesto. Depositaremos y enterraremos las semillas espaciadas y echamos encima un puñado de compost. Es ideal riego por goteo. Evitaremos riego con manguera con mucha presión.

Las patatas se sembrarán en primavera, concretamente entre finales de marzo y principios de abril. El tiempo de cosecha varía de 75 a 200 días según la variedad. La tierra se debe labrar, airear y abonar con estiércol animal, y hacer caballones. Sembramos a una distancia de entre 70 y 80 cm.

Asociaciones buenas y malas

Dependiendo del terreno que dispongas podrás tener más o menos alimentos. A la hora de optimizar el rendimiento de tu huerto debes tener en cuenta las asociaciones buenas y malas entre los diferentes alimentos. Ya que juntar dos puede ser beneficioso o perjudicial para ellos.

Los tomates se pueden sembrar  junto con cebollas, ajos, lechugas, zanahorias y brócoli. En este caso tendremos una buena sinergia entre los alimentos. Por el contrario, no debemos sembrar los tomates cerca de coles y patatas. Ya que el resultado no será buena.

Las cebollas se pueden sembrar cerca de zanahorias, pepinos, lechugas, fresas, remolachas y melones. No tendremos problemas a la hora de colocar cerca estos alimentos. En cambio, no debemos de sembrar próximo a las cebollas con coliflor y judías.

Cerca de las patatas podremos sembrar sin que nos acarree ningún problema lechugas, ajos, tomillo, manzanilla y cebollino. Por otro lado, al lado de las patatas no sembraremos zanahorias ni cebollas. Esto es debido a que pueden producir sustancias perjudiciales para el crecimiento de las patatas.

Como en el caso de las cebollas, también hay que tener en cuenta otros factores a la hora de hablar de cómo sembrar patatasEs ideal el riego por goteo, necesitan agua moderada pero constante. En verano se riegan a diario y en primavera cada 3-4 días 45 minutos. Las enfermedades que tienen son pulgones, escarabajo de la patata, la mosca blanca, la araña roja y la polilla de la patata.

La limitación del terreno será clave a la hora de elegir que sembrar cerca y qué no. Tendremos en cuenta la rotación de cultivos para evitar el incremento de parásitos y evitar el agotamiento de nutrientes de la tierra. Tenemos que cuidar el huerto para poder seguir utilizándolo.

 

Como hemos visto, sembrar requiere cierto conocimiento y maña. Para que salga bien hay que seguir unos pasos. Informándonos bien podremos montar nuestro propio huerto y sembrar en él lo que nos propongamos. Para luego poder disfrutar el resultado en nuestra mesa.