Andalucía

Coripe el pueblo sevillano que vive en una distopía medieval

Coripe el pueblo sevillano que vive en una distopía medieval

Publicado: 5 de abril de 2018 15:39 (GTM+2)

Fiesta de la quema de San Judas, Coripe. Fuente: Youtube

Fiesta de la quema de San Judas, Coripe. Fuente: Youtube

En Coripe, un pequeño pueblo situado en la sierra de Sevilla muy cerca de la provincia de Cádiz, se organizó el pasado domingo un linchamiento público contra un muñeco ataviado con el mismo "outfit" que Ana Julia Quesada, la asesina confesa de Gabriel.

Esto no responde a un caso aislado, allí viven en una especie de distopía medieval en la que cada Domingo de Resurrección se celebra tras la misa una "fiesta religiosa" financiada por el Ayuntamiento que ellos llaman "la quema de San Judas".

Dicha fiesta consiste en quemar un muñeco ataviado con las mismas características de alguien que se haya portado mal durante ese año. Así han caído cada año pesonajes como Rodrigo Rato, Iñaki Urdangarín, Miguel Carcaño o el capitán Schettino, demostrando con este último caso que por telégrafo también llegan las noticias internacionales a esta pequeña pedanía.

En otras ocasiones las personas que han sido "condenadas" a pasar por este trago, declarada como fiesta de interés turístico, a otros personajes por razones bastante disparatadas. Así acabó condenada a este peculiar linchamiento la exnovia del actual Rey Felipe VI, Eva Sanum. El año pasado, sin ir más lejos, fue "escopeteada" Bárbara Rey por airear una supuesta relación con el Rey Juan Carlo.

Según relata el diario Público, Pelayo, residente en la localidad, alertaba desde sus redes sociales del espectáculo que se había vivido en el pueblo aquel día.

En su página de Facebook relató cómo los vecinos contemplan el sufrimiento del muñeco de Ana Julia Quezada y cómo se decían cosas como: "Que sufra por perra y mala. No la matan en España. La matamos nosotros en Coripe a la negra". Consternado por la crueldad de esta festividad que se repite cada año como una Fiesta de interés Turístico Nacional en Andalucía, decidió ponerse en contacto con la ONG Movimiento contra la Intolerancia quien ha denunciado ante la fiscalía esta festividad por tratarse de un delito de odio.