Soneto alemán a Federico Jiménez Losantos

Aquí “chorizo, infecto, nazi-rojo” acarrean la pena que mereces. Así que enmiéndate, o ándate con ojo

Aunque ya no eres ese Monipodio

que reinaba en los patios del veneno,

tu palabra sigue hozando por el cieno

y el asco aún te nombra su custodio.

 

Alacrán de las ondas, en el podio

de la inmundicia luces obsceno

–vacío de alma, de complejos lleno–

la miserable medalla de tu odio.

 

Pero esto no es Francoland, país de heces,

donde el facha te aplaude sin sonrojo

si hablas de bombas e insultas a jueces.

 

Aquí “chorizo, infecto, nazi-rojo”

acarrean la pena que mereces.

Así que enmiéndate, o ándate con ojo.

Comentarios
Cargando...