Comunicados

Prevenir las picaduras de garrapata, esencial en primavera

Prevenir las picaduras de garrapata, esencial en primavera

Publicado: 23 de abril de 2018 10:03 (GTM+2)

La primavera tiene muchos aspectos positivos y la mayoría de la población la recibe con alegría después de un largo invierno. El sol, el buen tiempo, las temperaturas más altas, las flores...son muchos los aspectos de la primavera que se pueden citar como positivos, pero también tiene su parte negativa.

En primavera, al igual que aumenta los niveles de polen y se cubren los campos y jardines de todo tipo de plantas también es la época propicia para que empiecen a proliferar todo tipo de molestos insectos tanto para los humanos como para las mascotas y animales en general.

En esta época se disparan las enfermedades caninas y por eso hay que extremar todas las precauciones y estar alerta ante posibles síntomas en nuestras mascotas que puedan ser indiciarios de una posible enfermedad causada por parásitos e insectos surgidos en primavera. Sin duda una de las enfermedades más graves en perros es la conocida como la enfermedad de la garrapata, aunque su nombre oficial es ehrlichiosis canina y causa estragos cada año con la llegada del buen tiempo primaveral.

La ehrlichiosis canina: la importancia de la prevención

Transmitida por la picadura de garrapata, esta temida enfermedad puede ser de gran gravedad para cualquier perro sino se trata a tiempo y con los medicamentos adecuados. Para ello es de vital importancia la prevención como la forma más eficiente de evitar la picadura de este y otros parásitos que surgen en primavera, ya que con ello ganaremos en tranquilidad sobre la salud de nuestras mascotas.

Afortunadamente existen en la actualidad todo tipo de soluciones veterinarias como los collares antiparasitarios, las pipetas u otro tipo de soluciones que han demostrado gran eficacia en la prevención de parásitos como las garrapatas y de picaduras de insectos tan peligrosos como el mosquito que transmite la leishmaniosis. Con el simple hecho de acudir a una clínica veterinaria y elegir la opción más adecuada para la mascota le estaremos evitando el gran sufrimiento que produce esta enfermedad.

La enfermedad de la garrapata, una de las más peligrosas

Tras un período de incubación que puede oscilar entre las 2 y las 3 semanas ya se pueden empezar a apreciar los primeros síntomas en el perro que haya sufrido el contagio de esta enfermedad por la picadura de una garrapata, aunque lo más habitual es que no se aprecien  hasta las 4 o 6 semanas posteriores al contagio.

Es una enfermedad peligrosa ante la que hay que estar muy atento por si apareciesen los síntomas que se muestran a continuación:

El perro pierde peso y apetito

Es algo muy habitual causado por esta enfermedad y es uno de los más fáciles de detectar. Aunque este síntoma puede ser habitual en otras enfermedades hay que estar alerta por si el perro estuviese perdiendo peso y comiendo menos de lo habitual. Si es algo que pueda alcanzar un nivel preocupante hay que actuar acudiendo al veterinario de confianza para descartar o confirmar la presencia de una enfermedad.

Esta depresivo y poco participativo

Si el perro es juguetón, alegre y le gusta correr y se empieza a notar un cambio en su comportamiento en el que se puede apreciar que está depresivo, con pocas ganas de realizar ninguna actividad y poco participativo con los miembros de la familia puede ser un síntoma de sufrir la enfermedad de la garrapata.

Hemorragias nasales

Es otro síntoma que puede afectar en algunos casos a los perros que han sido contagiados con esta enfermedad. Pequeñas hemorragias nasales pueden indicar que el perro ha sido contagiado y hay que acudir al veterinario con urgencia.

Dificultad para respirar

Si el perro se ahoga más de lo habitual en cualquier actividad que realice con normalidad y que hasta hace poco realizaba sin ahogarse puede indicar también que el perro sufre de ehrlichiosis canina.

Equimosis en la piel

Son pequeños bultos que surgen en la piel que incluso pueden llegar a sangrar y surgen por el efecto que la enfermedad de la garrapata tiene en la coagulación sanguínea. Si se aprecia un síntoma como este hay que acudir al veterinario porque lo más probable es que esté infectado con esta enfermedad.

La necesidad de actuar a tiempo

Las posibilidades de curar a un perro con esta enfermedad dependerán en gran medida con la rapidez con la que sea diagnosticada por un veterinario. Si está en un estado muy inicial se puede tratar con antibióticos y llegar a desaparecer en tres semanas y otros casos un poco más avanzados necesitan transfusiones sanguíneas pero si el tratamiento comienza muy tarde hay pocas posibilidades de supervivencia para el perro.

 

Por ello, la prevención de picaduras de garrapata es tan importante especialmente en primavera y es la mejor arma para evitar esta temida enfermedad en nuestras mascotas.