Comunicados

El efecto terapéutico de la fisioterapia sobre el Alzheimer

El efecto terapéutico de la fisioterapia sobre el Alzheimer

Publicado: 30 de abril de 2018 08:41 (GTM+2)

En el estudio denominado Consecuencias de la enfermedad del Alzheimer en el cuidado familiar correspondiente al año 2017, se determinó que más de 1.200.000 ciudadanos españoles padecen este trastorno mental. Estas personas arrastran también a cinco millones de cuidadores. Precisamente uno de los puntos de vista del estudio se refiere a la conciliación de la labor del cuidador y su condición como persona.

Esta enfermedad neurodegenerativa progresiva e irreversible es la principal causa de demencia, en un 70%, y provoca discapacidad en las personas de edad avanzada. En España, existían unos 800.000 pacientes con este trastorno en el año 2017, según la Sociedad Española de Neurología (SEN). Cada año se diagnostican unos 400.000 casos nuevos.

¿Cómo influye la fisioterapia en las personas con Alzheimer?

Entre los beneficios de la fisioterapia destaca mantener la autonomía física y funcional en el paciente, lo que va orientado a mejorar la calidad de vida de los afectados, de su familia y de los cuidadores. Si bien existen una serie de prácticas o herramientas que se pueden aplicar en estos casos, vale puntualizar unas actividades físicas y cognitivas que aceleran la evolución tras el diagnóstico de la enfermedad.

Estas actividades fisioterapéuticas para tratar el Alzheimer son las siguientes: fisioterapia postural, hidroterapia, masajes, termoterapia, paseos al aire libre, reducción postural, reducción de la marcha y entrenamiento en transferencias (respecto a actividades de forma individual). Y con atención directa: psicomotricidad y terapia con música.

El conjunto en pleno de estas actividades físicas da como resultado un mejor estado de ánimo, la conservación de las habilidades motoras, la mejora del equilibrio, la disminución de las caídas, más retentiva, un comportamiento menos agresivo, una vida más cálida para el paciente, más capacidad para la comunicación y para las habilidades sociales, además de prevenir el sedentarismo y la inmovilidad en el paciente con Alzheimer.

¿Cómo reforzar la fisioterapia en las residencias de ancianos en Málaga?

Las residencias para mayores se convierten en una casa para los pacientes que padecen Alzheimer, un centro asistencial integral durante las 24 horas. El centro de Alzheimer, conocido como el Centro Residencial Almudena, cuenta con un equipo médico profesional integrado por internistas, psicólogos y asesores que se dedican a cuidar a las personas afectadas por los diversos tipos de demencia, haciendo énfasis en el Alzheimer.

Esta residencia de ancianos en Málaga presta el servicio de satisfacer las necesidades primordiales de los pacientes que, en un principio, ellos mismos no pueden cubrir. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, la intención es incentivar en las personas la confianza y la auto eficiencia, lo que sin duda aumenta su autoestima.

Como explican en su página web Centroresidencialalmudena.com, en esta residencia se imparten talleres y filosofías para el desarrollo y avance positivo de la enfermedad del Alzheimer, con talleres de estimulación cognitiva, taller de cine y el de psicomotricidad.

La atención médica y de enfermería está disponible durante las 24 horas del día. Los espacios están diseñados para el correcto desenvolvimiento de las personas mayores, con un entorno familiar y tranquilo. Además, el centro está equipado con tecnología de última generación.

Desde su fundación en el año 1992, el Centro Residencial Almudena cuenta con el apoyo de auxiliares de clínica y de enfermería durante las 24 horas. Además, es el municipio con mayor nivel de bienestar de la provincia de Málaga, según el Indicador Sintético de Bienestar elaborado por Analistas Económicos de Andalucía (AEA), perteneciente al grupo Unicaja.

Cuando se trata de la enfermedad del Alzheimer, las miradas suelen dirigirse hacia los pacientes que están diagnosticados, sin tener en consideración las residencias geriátricas como es el caso del Centro Residencial Almudena, donde se intenta conciliar la calidad de vida de los pacientes conjuntamente con la calidad de vida del cuidador familiar. Este último también se ve afectado muchas veces con déficits relacionados con su labor de cuidador.

Por último, se puede mencionar que en el estudio titulado Consecuencias de la enfermedad del Alzheimer en el cuidado familiar, desarrollado por la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) y con la colaboración de Cinfa, se deja entrever la necesidad de dar el mismo valor y atención tanto al paciente como al cuidador. En el análisis también se hace hincapié en la importancia de conocer la situación económica, social y personal del cuidador.