Comunicados

Personas maduras y libres, el nuevo perfil en páginas de contacto

Personas maduras y libres, el nuevo perfil en páginas de contacto

Publicado: 2 de mayo de 2018 15:05 (GTM+2)

Las relaciones ocasionales entre personas adultas son cada vez más aceptadas por diferentes tipos de personas, tanto hombres como mujeres y de todas las edades adultas. El gran número de personas solteras, pero también un gran crecimiento entre parejas que buscan algo nuevo, ha propiciado el salto cualitativo que ha dado este tipo de encuentros ocasionales entre personas que únicamente buscan el placer.

Y es que cada vez es más frecuente que las personas huyan del compromiso para llevar un estilo de vida individualista centrado en viajar y en pasar el tiempo con los amigos, en disfrutar de los pequeños placeres y en vivir solos. Todo ello ha generado el caldo de cultivo perfecto para que el número de personas maduras que han decidido no ocultarse y vivir un estilo de vida sin ataduras no haya parado de crecer en los últimos años. Gente liberal que ni cobra ni paga es el perfil más buscado por este tipo de personas, cuyo único objetivo es pasar un buen rato sin compromisos con una persona por la que sientan atracción y confianza.

Ni se cobra ni se paga

Una de las máximas que las personas que buscan relaciones ocasionales tienen es que son contactos ni cobro ni pago. Para ellos resulta fundamental que no se les asocie con profesionales en encuentros que cobran por realizar servicios a sus clientes y el ni cobro ni pago está presente en todas sus conversaciones con posibles contactos con los que tener un encuentro. Y es que uno de los problemas que se encuentran las personas liberales y más en concreto las mujeres es que al establecer una conversación con un chico le pregunten cuál es su tarifa, por eso la importancia del ni cobro ni pago para todas ellas.

Este es uno de los motivos principales por lo que este colectivo huye de las típicas páginas de contactos y buscan alternativas para conocer gente con intereses afines. En las páginas de contacto no resulta extraño que los anuncios de servicios de cobro sean los protagonistas y ello devalúa la imagen del sitio y lo hace hostil a conocer gente de buen rollo para un posible encuentro ocasional.

Una forma diferente de disfrutar de la vida

Las personas liberales del siglo XXI han enterrado el prejuicio de que si mantienes relaciones esporádicas eres una persona poco confiable, algo que ocurría hasta hace poco. Y aunque se pueda pensar que este tipo de personas que buscan encuentros ocasionales sin compromiso suelen ser jóvenes o con pareja la realidad muestra una situación bien distinta, con una mayoría de personas en edad madura que bien se encuentran solteras o se han divorciado.

Lo que buscan todas ellas es más o menos lo mismo: personas con las que mantener encuentros ocasionales y esporádicos, que entiendan que es algo puntual y que conozcan un poco como funciona todo para no tener que explicar que ni cobran ni pagan por ello. Buscan parejas íntimas que busquen momentos de diversión y ocio con total tranquilidad y con todas las medidas de seguridad posibles.

Todo ello ha convertido a las personas maduras en uno de los colectivos más proclives a mantener encuentros esporádicos sin compromiso, un gran paso que tarde o temprano se tenía que producir al igual que otros avances en favor de la libertad que se han ido logrando con el paso de los años.

El objetivo es la diversión y no el dinero

Este tipo de personas siempre dejan claro, que aunque a algunas personas les parezca extraño, que ellas no buscan ningún tipo de compensación económica por pasar el tiempo juntos, ni regalos ni nada que se le parezca. Lo hacen solo y exclusivamente porque son libres y quieren disfrutar del placer de estar con otra persona al igual que lo hacen en otros países o la gente más joven.

Además, lo suelen hacer personas de todo tipo de características. Desde personas de barrio que lo han practicado toda la vida, a personas de clase media con estudios que deciden disfrutar de un momento así e incluso personas de la clase alta con trabajos en muy altos cargos pero que le dejan poco tiempo para conocer personas. Todas ellas encuentran en los encuentros esporádicos una forma divertida y sin compromiso de pasar un buen rato y olvidarse de los problemas del día a día.

Y es que gracias a que se han roto todos los tabús al respecto de esta cuestión, cada vez son más las personas que se lanzan a quedar con personas para vivir este tipo de experiencias sin sentimiento de culpa ni preocupación por el qué dirán. El empoderamiento de las relaciones tenía que llegar también a la libertad de decidir cuándo y con quién mantener encuentros personales, y ese momento ha llegado.