Opinión

La jodienda sí tiene enmienda

11 de mayo de 2018

Escrito por:

La jodienda sí tiene enmienda

Hay que joderse. Toda la jodida vida trabajando para que a los jubilados solo les quede una jodida pensión. Eso sí que es un corte de mangas de cojones. En toda la cara. Y por si alguno no se ha enterado, ya tú se lo recuerdas, Carmen, que muy fina no te quedó el exabrupto, en eso llevas razón, pero con unas disculpillas por aquí y otros perdoncillos por allá, ya está el asunto resuelto, y a otra cosa mariposa, oyes, que la vida de rica privilegiada solo son dos días y, total, ellos solo son unos pocos jubilados de mierda que se han creído con el derecho a abuchear al presidente. ¡Jodidos yayoflautas, menos pitos y más cunetas es lo que hace falta en este malpaís!, ¿verdad?

Como la decrepitud acarrea sordera, entre otras cosas, esta barahúnda de bastones, dentaduras postizas y pellizas con olor a gato lumpen no se entera de que no hay dinero para subir las pensiones. Pues, de lo contrario, ¿de dónde se recortaría? ¿Del gasto militar? ¿Del fondo de rescate a los bancos? ¿Del fondo de rescate a las autopistas? ¿Del sueldo de los senadores, de los subsecretarios, de los embajadores? ¿De las mamandurrias de unos y otros? ¡Amos, anda! ¡Que se jodan! Que hubieran trabajado más, como estás haciendo tú, Carmen, que madrugas cada día y tienes una agenda apretadísima y tienes que soportar la diarrea verbal de tu jefe y la presión del foco mediático y con tanto azacaneo hasta la piel se te está estriando.

A mí me parece, Carmen, que no te has quedado con las ganas de hacer el corte de mangas de cojones y decir lo de ahí os jodan vivos, muertos de hambre. A ver cómo te lo explico. El corte de mangas y los insultos nos lo dedicáis con vuestras acciones todos los días y todas las noches, cuando os vais a la cama después de haber trabajado toda la jornada para las rentas del capital y haber contribuido a que la sociedad actual se parezca cada vez más a la Moloch del poeta Allen Ginsberg: ¡Moloch! ¡Soledad! ¡Inmundicia! ¡Ceniceros y dólares inalcanzables! ¡Niños gritando bajo las escaleras! ¡Muchachos sollozando en ejércitos! ¡Ancianos llorando en los parques!

Esos ancianos llorando en los parques aún no están bien jodidos del todo, porque tienen la dignidad de salir a la calle y proferir aullidos de rabia, para que al menos una pizca de mala conciencia os haga despertar llenos de angustia en mitad de la noche. Y eso es lo que os jode, que no se rindan, que no se queden en casa, que no bajen los brazos fláccidos y llenos de pecas, que estén jodidos pero no derrotados, que demuestren con su presencia que vuestras jodidas políticas de mierda solo nos traen una infravida a la mayoría de la sociedad. Así que vete haciendo pesas en el gimnasio y vete comprando un libro de insultos, porque los jubilados es uno de los colectivos que más está dando la cara. Y lo va a seguir haciendo. Para ejemplo de todos los demás batallones de jodidos que no sé qué coño hacemos metidos aún en casa.

Hay que joderse.