Un cuñado se forró con contratos ‘a dedo’ en la Fundación que pagaba en un puticlub

Prostíbulos, 764 enchufados, tarjetas ‘black’, 13 cajas ‘B’, pufos, cuñados millonarios con empresas elegidas a dedo en la Junta del PSOE-A

La polémica Faffe, Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, realizó numerosas adjudicaciones “a dedo” en miles de servicios que están siendo investigados por la Guardia Civil por posible trato de favor.

Recogidas de residuos, mudanzas, mensajería, transportes, mantenimiento de aulas de formación, “artículos de cotillón”, catering fueron contratados curiosamente con una empresa de fontanería y electricidad.

Inmohel S.L., Instalaciones y Montajes Helios, se llevó todos estos contratos además pese a que “carecía de solvencia técnica y capacidad” para hacer dichas actividades.

Pero además, Francisco Javier Cervilla Real, uno de los socios de Inmohel S.L. era cuñado de Jesús Manuel Ruiz Tamajón, curiosamente el encargado de la homologación de los proveedores de la Fundación de los 764 “enchufados” que supuestamente servía para ayudar a los parados.

La UCO recuerda que la homologación era indispensable para poder contratar con la Faffe, el ente que tenía 13 cajas ‘B’ y una tarjeta ‘black’ que se usó para pagar supuestamente 14.737 euros en un prostíbulo aunque afirman que no en servicios de prostitutas.

Inmohel curiosamente llegó a realizar 2.490 servicios “a dedo” por un total de 644.623,94 euros según detalla ABC.

El cuñado del técnico tenía además otras dos empresas, Cermant Servicios y Suministros S.L. y Torres Cascajosa S.L., que curiosamente también fueron contratadas alcanzando entre la tres facturaron 962.241 euros por un total de 2.718 servicios. Por supuesto, para que no fuera público y no hubiera competencia, se fraccionó a importes menores a 18.000 y 12.000 euros de forma sistemática los contratos para que pudieran darse ‘a dedo’ según apuntan los investigadores.

«A través de esta operativa, se habría asegurado, mediante contratos menores, la adjudicación de servicios destinados a cubrir necesidades de carácter recurrente, periódico o permanente que deberían haber sido objeto de un contrato único» señala la UCO.

Además la Faffe contrató a las empresas ‘del cuñado’ sin solvencia técnica ni capacidad cuando había otros proveedores que sí las tenían facturando a su vez con un 16% de IVA cuando legalmente correspondía el 7%.

La empresa fontanera Inmohel instalaba aires acondicionados, pintaba, hacía catering, entregaba material para los cursos y hasta “artículos de fiesta”.

Además de estas contrataciones están siendo investigados 23 empresarios y ex responsables de Faffe por el posible desvío de dinero de los andaluces. La Fundación, que recibía el 80% de sus ayudas para pagar sueldos de hasta 80.000 euros entre sus miles de contratados podría haber desviado fondos para formar a empleados para otros fines menos ilustres.

Comentarios
Cargando...