Pareciera un largo de Terrence Malick. Largos, nunca mejor dicho. De esos densos, lentos y con pretensiones. Alternando grandes actores con Woody Harrelson. Hablo de esa moción de censura que el grupo socialista se ha atrevido a lanzar contra el tocado navío de guerra del posfranquismo parlamentario que es el Partido Popular.

No es realmente apreciado por el público taurino que el torero tenga que rematar a sangre fría y con una puñalada en la cabeza al astado agonizante. Tal espectáculo es poco edificante. Se espera del diestro una faena limpia, elegante, vistosa, efectiva y a tiempo. Lo que viene siendo blanquear la Muerte, vaya, como si Ésta no vistiera de negro.

Por eso, no son pocas las voces críticas con Pedro Sánchez y su ejecutiva tras anunciar que pretenden evacuar del gobierno a los blackboys (y blackgirls, por supuesto), y gobernar durante unos pocos meses para poner orden antes de convocar nuevas elecciones. Pero la tardanza de la moción o la estética de la misma solo son razones superficiales que los críticos arguyen para esconder el enorme disgusto que les provoca saber que Pedro Sánchez ha obrado con maestría. Quizá por primera vez en su vida. Quizá ni siquiera fue idea suya. Pero eso es lo de menos: la cabeza visible es él.

El momento en que se presenta también es más que ideal: aprovechando las horas bajas de Podemos (víctima de su propia retórica populista) y el auge en las encuestas de Ciudadanos, a los que pone en una delicada situación, ya que tienen que posicionarse a favor o en contra del PP, sin las medias tintas a las que nos vienen acostumbrando los naranjas. No obstante, ya hablan de elecciones inmediatas, no sea que se esfume su supuesta popularidad de golpe.

Pero, a pesar del jugadón, Pedro Sánchez está cruzando una delgada línea roja. Quiere ser el ejecutor de Rajoy y el héroe de la democracia y la dignidad, pero solo Dios sabe lo que puede salir de ahí. España es de todo menos previsible, y la popularidad del PSOE ha vivido tiempos mejores. Susana Díaz anda al acecho, y si la moción fracasa, o si Rajoy convoca elecciones inmediatas, los resultados podrían no ser los esperados, y Pedro podría quedarse en tierra de nadie, hecho migas por el fuego de mortero de uno y otro bando.

Mientras tanto, en Podemos, todo esto ha caído en medio de un gran jaleo a cuentas de un chalet y una cuestión de confianza interna que los desacredita como principal fuerza de la izquierda. La única reacción que cabía era la de afirmar, a regañadientes, que apoyarán la moción porque lo que verdaderamente importa es echar al PP. En otro tiempo pasado, sin duda mejor, seguramente habrían cuestionado la estrategia de Sánchez, o su sinceridad, por qué no. Pero con el panorama actual, no quieren al PSOE como enemigo: ésta es la prueba más fehaciente de la debilidad actual de la formación morada, sin más iniciativa que sumarse a la de otros.

En suma, hay que reconocer que el movimiento de Sánchez, a priori, ha sido magistral en tanto que oportuno y valiente. Ahora la gran cuestión es: ¿qué pretende hacer Pedro Sánchez una vez que tenga el poder? Si en la oposición parece incapaz de recuperar la confianza de los españoles en las encuestas, en un gobierno provisional y express (que desgasta más), ¿no será incluso contraproducente para su popularidad y la del PSOE?

Pero ya nada importa. Pedro, al fin, cruzó la línea y marcha hacia Moncloa. La suerte está echada.

ÚLTIMAS

Hace 53 minutos

El Gobierno de Escocia propondrá un segundo referéndum de independencia por el Brexit

Hace 1 hora

Consejero de Salud de la Junta elige a 140 cargos: “En tres días ya teníamos montado el staff de la consejería, todos amigos míos”

Hace 5 horas

¿Traición en el trifachito? Rivera ficha a Ángel Garrido, expresidente de la Comunidad de Madrid del PP

Hace 6 horas

Los trabajadores de los andamios fumaron durante la rehabilitación de la Catedral de Notre Dame de París

Hace 6 horas

Aparecen 16 conejos muertos sobre los carteles de Unidas Podemos en un pueblo de Toledo

Hace 8 horas

La “crueldad” de las redes con el gesto de celebración de Albert Rivera y el debate

Hace 9 horas

Un vídeo demuestra cómo la web de El Mundo no deja votar en su encuesta a la izquierda y sí a Albert Rivera

Hace 22 horas

Mientras preparan Eurovisión: un soldado israelí dispara a un niño palestino maniatado y con los ojos tapados

Hace 1 día

Ferreras afirma que Ana Pastor podría abrir un debate que le viene bien a la derecha a sabiendas de que es “falso”

Hace 1 día

Albert Rivera: “No me he drogado en mi vida, ni droga dura ni cocaína ni nada parecido”

Hace 1 día

Ferreras defiende a Rivera tras decir Cintora que vino como el que se pasa de cubatas “haciendo de Abascal”

Hace 1 día

Candidata de VOX: “Una mujer violada no tiene que abortar”

Hace 1 día

Las redes se mofan del ‘show’ de un desencajado y acelerado Rivera

Hace 1 día

Las mentiras con las que Pablo Casado tomó por tontos a sus votantes en el debate

Hace 2 días

Nada de 15 o 5 años, una empresa española se ofrece para reconstruir Notre Dame en 2 meses

Hace 2 días

Público universitario se ríe mientras Mike Pompeo habla de cuando era director de la CIA: “mentimos, engañamos y robamos”

Hace 2 días

Arrasa con su propuesta a La Sexta de ‘El Inspector infiltrado’ que proteja a los trabajadores frente a ‘El Jefe Infiltrado’

Hace 2 días

Las redes califican de “blanqueamiento del fascismo” y “masaje” el café en Atresmedia entre Santiago Abascal y Susanna Griso

Hace 2 días

La Consejería de Salud pagó 372,5 millones a empresas privadas en intereses de demora

Hace 2 días

El Gobierno de ultraderecha austriaco quiere controlar quién comenta en la red