La mitad de los niños de Afganistán sin escuela ante la inacción internacional

El informe de UNICEF refleja que el 85% de las niñas no pueden ir al colegio en gran parte del país destruido por la guerra

Afganistán sigue siendo un país destrozado después de años de guerra, intervenciones fallidas y la inacción de Naciones Unidas. Así lo reflejan los datos detallados en el nuevo informe de UNICEF sobre la Iniciativa Global para Niños no Escolarizados. Según el órgano de la ONU, casi cuatro millones de escolares no pueden ir a clase por pobreza, por discriminación a las niñas o por problemas de seguridad.

El 60% de 3,7 millones de los menores entre 7 y 17 años que están privados de su derecho a la educación son niñas que sufren la discriminación por género que se suman a la pobreza o la inseguridad reinante.
En las provincias de Kandahar, Helmand, Wardak, Paktika, Zabul y Uruzgan la situación es dramática, con un 85% de niñas que no van a la escuela.

La guerra y el desplazamiento de familias ha hecho que desde 2002 las cifras de niños sin escuela estén en aumento.

A esto se suma la falta de maestras y las pésimas infraestructuras educativas. Los expertos de UNICEF instan a Afganistan a que garantice entornos de aprendizaje seguros, capacitar a más profesorado, mejorar la pedagogía, así como alentar la educación temprana y el aprendizaje a distancia.

Medidas difíciles de ejecutar con la presencia de los talibanes que siguen controlando parte del país tras la intervención fallida de EEUU.

Los comentarios están cerrados.