Opinión

EL PAÍS da un giro de 360 grados

12 de junio de 2018

Escrito por:

EL PAÍS da un giro de 360 grados

En las últimas semanas han cambiado muchas cosas en España, ahora tenemos un nuevo Presidente en La Moncloa y los compañeros de la redacción de EL PAÍS tienen a una nueva directora. La llegada de esta nueva directora, Soledad Gallego-Díaz a la dirección del diario del grupo PRISA ha supuesto la salida de ciertos personajes que gozaban de muy mala fama, especialmente en las redes sociales.

La nueva directora ha despedido a David Alandete de la dirección adjunta y a José Ignacio Torreblanca de opinión, algo insólito en el veterano medio de comunicación. Sin embargo, la llegada de sangre nueva a los puestos directivos de la redacción no cambia algo que no debemos olvidar, los dueños del periódico siguen siendo los mismos.

Telefónica, La Caixa y algún que otro fondo de inversión de países en los que no se respetan los derechos humanos seguirán sentándose a tomar las decisiones en el consejo de administración de PRISA. Si bien es digno de aplauso este gesto, lamento intuir que se quedará en eso, un gesto.

Prueba de ello es uno de los artículos de opinión publicado hoy, tan solo 24 horas después del cambio de jefe de sección. En el artículo, que lleva por título “El insólito regreso del bipartidismo“,
Rubén Amón pone su acento en destacar que PP y PSOE “se necesitan hoy más que nunca para aguar a la nueva política” y prácticamente sueña con la desaparición de Ciudadanos y Podemos.

A este “no-cambio” en la línea de los artículos de opinión tenemos que sumar el hecho de que han decidido dejar en un claro segundo plano la noticia del día, la sentencia de Urdangarín, para centrarse en una operación policial contra el separatismo catalán y en la marcha de Lopetegui tras el Mundial de Rusia que comienza este jueves.

La nueva directora tampoco quiso destacar, ni siquiera en la sección de Andalucía, la manifestación masiva que el pasado domingo pidió en Sevilla una sanidad digna y completa, ante los recortes, la corrupción y la privatización llevada a cabo por la Junta de Susana Díaz.

Muchos esperaban un giro de 180 grados y lamentablemente creo que al final el giro va a ser de 360. EL PAÍS, tu periódico de izquierdas, ha demostrado en 24 horas que seguirá siendo un instrumento al servicio de los poderosos.