Comunicados

Cuida tus ojos en verano, más que nunca

Cuida tus ojos en verano, más que nunca

Publicado: 22 de junio de 2018 09:49 (GTM+2)

P

P

El verano es una época sensible para todo el organismo. Se presta mucha atención a la piel, porque se nos insiste constantemente en que el sol puede ocasionar daños irreparables que se traduzcan en enfermedades tan graves como el cáncer.

Sin embargo, pasa muy desapercibido el cuidado de los ojos. Con la temporada estival llegan las altas temperaturas, las muchas horas de sol, el pasar tiempo al aire libre y como no, los baños en la playa y en las piscinas con agua clorada o los cambios de temperatura entre estancias al interior y al exterior.

Es en esta época del año cuando más precaución hay que tener con la salud ocular, pues son muchos los elementos irritantes que afectan directamente a los ojos.

Durante el verano, los problemas oculares y las disfunciones visuales aumentan un 25% según afirman investigadores norteamericanos. De este estudio, realizado por un equipo multidisciplinar de científicos de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) se hace eco el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas para incidir en la idea de proteger los ojos durante esta época del año.

¿Qué daños oculares son los más comunes en verano?

Desde conjuntivitis hasta sequedad pasando por la fatiga ocular o los molestos orzuelos, durante todo el año debemos cuidar los ojos y más especialmente en verano.

Estos problemas están causados tanto por factores externos como el sol, el agua, la sal y el viento hasta por elementos como las lentillas y el aire acondicionado.

Entre estos agentes externos, la intensa luz solar es lo más preocupante. La exposición a luz solar intensa puede causar conjuntivitis irritativa, lagrimeo y molestia. Si la cantidad de luz solar es muy alta, esto puede derivar en queratitis, una inflamación de la córnea que ocasiona dolor y visión borrosa.

La queratitis aparece de forma frecuente como sintomatología de infecciones bacterianas o víricas. Según el caso, puede producir hasta úlceras en los ojos.

Para evitar estos problemas, una solución pasa por adquirir productos como Lágrimas Artificiales. Las lágrimas artificiales son productos que ayudan a mantener los ojos hidratados y combatir el ojo seco. En esta web encontramos no solo lo último en colirios, sino también gafas especiales para ojo seco, complementos de Omega 3, humidificadores y por supuesto los mejores consejos para evitar otros problemas oculares.

La exposición a la luz solar repetitiva durante años puede causar patologías oculares degenerativas que se pueden evitar mediante el uso de estos productos, y especialmente gafas de sol, siempre que sean de buena calidad y con un filtro adecuado.

Otro de los agentes perjudiciales para la salud ocular es el agua. En el caso del agua del mar, su alta concentración de sales puede irritar los ojos. Lo mismo ocurre con el agua de las piscinas, por la alta presencia de cloro.

En las piscinas es importante también atender a los posibles gérmenes, que pueden causar conjuntivitis infecciosa. Los síntomas de esta enfermedad pueden ser más o menos intensos pero se caracterizan por la irritación ocular, el ojo rojo, el lagrimeo y las molestias. Una recomendación para evitar problemas de salud ocular cuando se está en la piscina o en la playa es usar gafas de natación para bañarse.

No solo los agentes externos pueden causar problemas oculares. Comentábamos anteriormente que el uso de gafas de sol de buena calidad es aconsejable, ya que de lo contrario, optar por opciones económicas y de baja calidad puede ser peligroso.

Con las lentillas ocurre algo parecido. Las lentillas no deben ser utilizadas en la piscina ni en el mar bajo ninguna condición, pues esto puede dar lugar a padecer infecciones graves. Si el ojo se infecta por esta causa, el resultado puede ser una úlcera que amenace con dañar la visión de manera permanente.

El aire acondicionado es otro de esos elementos que puede ser muy peligroso por el riesgo de secarlo y deshidratarlo. La superficie ocular contiene una película lagrimal que lubrica constantemente los ojos.

Los aires acondicionados y ventiladores, particularmente si soplan directamente sobre los ojos aumentan la evaporación. Esto seca esta superficie ocular y en algunas situaciones puede llegar a ser muy peligroso.

En cualquier caso, y como ocurre con otras áreas corporales, la detección temprana de posibles patologías es la mejor recomendación.