Internacional

Fallece la mujer envenenada con una sustancia química en Reino Unido

Fallece la mujer envenenada con una sustancia química en Reino Unido

Publicado: 9 de julio de 2018 10:11 (GTM+2)

La mujer presuntamente envenenada con una sustancia neuroparalizante junto con un hombre en la localidad de Amesbury ha fallecido la tarde del 8 de julio según la Policía Metropolitana de Londres.

“Los detectives han lanzado una investigación por asesinato después de que una mujer que estuvo expuesta al agente nervioso Novichok [A234] en Amesbury, Wiltshire, murió en el hospital esta tarde, domingo 8 de julio” reza el comunicado publicado en la web de Scotland Yard que añade que la víctima “ha sido identificada formalmente como Dawn Sturgess, de 44 años, de Durrington. (…) Su familia ha sido informada y recibe apoyo de oficiales de enlace familiar especialmente capacitados”.

A su vez el texto señala que Charlie Rowley, el hombre de 45 años supuestamente envenenado junto a la mujer sigue en el hospital en estado crítico y añade que "La investigación está siendo dirigida por detectives de la Red de Policía Contra el Terrorismo y alrededor de 100 detectives trabajan día y noche junto a colegas de la policía de Wiltshire".

Nel Basu, jefe de la división antiterrorista de Scotland Yard detalló que “Dawn deja atrás a su familia, incluidos tres niños, y nuestros pensamientos y oraciones están con ellos en este momento extremadamente difícil” añadiendo que los agentes “continuarán su trabajo minucioso y meticuloso para reunir todas las evidencias disponibles para que podamos entender cómo dos ciudadanos llegaron a estar expuestos a una sustancia tan mortal que trágicamente le costó la vida a Dawn".

Según la policía británica, ambos fueron intoxicados al contacto con un objeto contaminado con la sustancia Novichok (A234), que es el mismo veneno encontrado en Salisbury, a diez kilómetros de Amesbury, detectado en el caso Skripal.

A principios del mes de marzo, Serguéi Skripal, exoficial de la inteligencia militar rusa, reclutado en los años 90 por el MI6, servicio secreto británico y naturalizado en el Reino Unido, así como su hija Yulia, fueron atacados deliberadamente con un agente nervioso.

Londres afirma que se trata de la sustancia Novichok (A234), aunque su procedencia jamás ha sido identificada.

El Gobierno británico acusó sin pruebas a Rusia de estar detrás del ataque a los Skripal, mientras Scotland Yard todavía continúa la investigación. Moscú rechazó la acusación calificándola de infundada y tras conocer este nuevo caso de envenenamiento, la Cancillería rusa lo ha calificado de “un juego político sucio”.