¿Tu cisterna gotea? Te explicamos cómo repararla

Una de las averías más frecuentes y molestas de nuestros baños puede solucionarse fácil y rápidamente

Los inodoros son claves del hogar. No hay una vivienda que no tenga un cuarto de baño o un aseo en cuyo interior se tenga una de estas piezas cerámicas a las que tanta utilidad damos a lo largo de nuestras vidas, y que tanto se averían por este uso continuado que les damos.

Es fundamental que funcionen bien, ya que son uno de los pilares de la higiene y la salud en el hogar. Por eso mismo, en el momento en el que sufren cualquier tipo de avería, contactar con profesionales en fontanería como los fontaneros 24h getafe es la primera medida a llevar a cabo. No obstante, hay averías que se pueden solucionar por uno mismo, y para ello tan solo hace falta tener algo de paciencia y ganas.

Las cisternas suelen ser el principal componente que falla en un váter, goteando y soltando agua cuando no debería. Si ese es tu problema, entonces no vas a necesitar la ayuda de nadie, tan solo echa un vistazo a continuación y toma nota de lo que tienes que hacer para repararlas.

Cómo arreglar una cisterna que gotea

1 – Quita la tapa

Si la cisterna falla, es evidente que necesitas quitar la tapa para ver qué hay en su interior. Es probable que tengas que desmontar el mecanismo para tirar de la cisterna, sea botón o tirador tradicional, ya que suele encargarse de sujetar la cerámica al resto. Desatornilla en caso de ser necesario y retira la tapadera para poder ver qué hay en el interior.

Por supuesto, trata de gastar siempre cuidado con esta pieza, ya que es de un material que se rompe con facilidad. En caso de dañarse, puedes contar con equipos como el de https://www.fontaneroalcobendas.es/ para buscar una nueva.

2 – Corta el agua

Como no hagas que deje de entrar agua al inodoro, no podrás manipular su interior con facilidad. Por lo general, muy cerca del váter deberías tener una llave de paso de agua que, con solo girarla, dejaría de permitir la entrada del líquido. En caso de girarla (con la mano o incluso una llave inglesa si está demasiado dura) y ver que no corta el agua, probablemente tendrás que cambiarla.

Ve a cualquier fontanería cercana y busca una nueva llave de paso, aunque antes de cambiarla tendrás que hacer que deje de moverse agua por toda la casa cortando la llave general. Busca en catálogos como el de https://www.fontanerosleganes.com y le pondrás remedio fácilmente. Aunque recomendamos encarecidamente, en caso de fallo, optar siempre por los mecanismos más modernos y con materiales más robustos.

3 – Localiza el problema

El problema del goteo puede venir de varios puntos diferentes, pero todos ubicados dentro de la cisterna. Es posible que todo fuera un problema del tirador y que, por lo tanto, tengas que reajustarlo para que no se encuentre constantemente haciendo entrar agua (o tengas que comprar otro completamente nuevo), o incluso que haya algo en la boya o toma de agua.

Este componente es un mecanismo que se encarga de hacer que el agua se introduzca dentro de la cisterna en función del nivel de la misma que haya. Cuando se tira de la cisterna, se abre la toma para que el agua viaje al inodoro y, al descender la boya, se abre también la toma externa para llenar la cisterna. A medida que la boya se va elevando con el nivel de agua, la entrada externa se va cerrando hasta que no deja entrar más.

Por lo habitual, el problema del goteo suele venir por algún tipo de inconveniente con esta boya (que no se eleve bien). Por lo tanto, lo más recomendable será ir buscando alternativas en portales como https://www.fontaneros-pinto.es por si hubiera que renovar.

4 – Repara o sustituye

Hablamos de sustitución, pero a veces es posible llevar a cabo una reparación a mano. Echa un vistazo a la junta de la boya con el dispositivo de entrada de agua, ya que suele ser la avería más habitual en estas situaciones. Debes introducir un poco de lubricante para que el mecanismo funcione como es debido; aunque, si los tornillos están demasiado deteriorados y la zona también, a la larga es mejor buscar una pieza completamente nueva para sustituir a la vieja.

Tienes la oportunidad de ponerle remedio por ti mismo a esta avería con una reparación sencilla. La mayoría de veces el problema viene por un tornillo mal ajustado o por algo que necesita un poco de grasa para volver a moverse como debiera. Si prestas atención a todas las piezas, darás fácilmente con el problema y podrás proceder a arreglarlo en un santiamén.

Los comentarios están cerrados.