La bacanal en el puticlub fue el día que saltó el escándalo de los ERE

El 22 de marzo de 2010 Griñán remodeló su gobierno tras la noticia y alguien de la Junta cargó 15.000 euros del dinero de los parados en el prostíbulo

“Hemos remodelado el gobierno, vámonos al puticlub”. Esta podía ser la frase que usaron algunos el 22 de marzo de 2010, la noche en que se gastaron 14.737 euros de dinero público destinado a los parados en el prostíbulo Don Angelo’s.

Lo ha desvelado el Partido Popular andaluz que tras tener acceso por fin a los datos ha recordado que ese día, José Antonio Griñán, remodeló el gobierno sacando a unos cuantos peces gordos y a Antonio Fernández, su compañero de banquillo en los ERE y entonces consejero de Empleo. Acababa de estallar esa mañana el escándalo del fraude masivo multimillonario de los ERE y Griñán cambió su ejecutivo al que entraría finalmente Susana Díaz como consejera de presidencia.

La tarjeta ‘black’, era de la Faffe, la fundación de los miles de enchufados, del pufo de 50 millones, los sueldazos de hasta 80.000 euros, las 13 cajas ‘B’ y los gastos en clubs de lujo, de contrataciones a dedo a empresas de cuñados, por poner algunos ejemplos. Esta entidad, donde trabajaba la esposa del alcalde de Sevilla Juan Espadas, fue creada por el gobierno de la organización PSOE-A con el supuesto fin de ayudar a los parados a encontrar trabajo. Durante el tiempo que estuvo abierta, recibió 300 millones de euros pero el 80% de ese dinero se usó para pagar curiosamente los sueldos de los trabajadores, donde había cientos de familiares y amigos detectados de miembros de la organización PSOE-A.

Esa tarjeta, usada en el puticlub por el director de la Faffe, Fernando Villén, dependía de la consejería de Empleo. Él dijo que no la usó para contratar servicios de prostitutas, sino que simplemente estaba de fiesta con algunos amigos.

Tres días después, cuando pasó la resaca de tremenda fiesta que se pegaron con el dinero de los parados, alguien fue al puticlub a anular dichos cargos.

Según los datos, la juerga brutal digna de gente del hampa de las películas de Hollywood. Empezó con cargos al principio de la bacanal de 562 euros y 580 euros, y acabó con pagos de 1.490 y 1.040 euros.

Estos datos llegaron por fin al juzgado tras varias peticiones de la juez al gobierno de la señora Díaz. No lo hizo a pesar de que los investigadores de la UCO y la fiscalía lo pedían desde hacía casi 2 años.

Finalmente han llegado al juzgado de Instrucción número 6 el pasado 4 de julio, cuando una parte de la población está de vacaciones. Estos datos dejan como mentirosas las declaraciones de Susana Díaz, Mario Jiménez o el consejero de Empleo, Javier Carnero, que aseguraron que se había entregado toda la documentación. Así lo ha recordado el Partido Popular andaluz que ha asegurado que “no es casual” las fechas de los 15 cargos de la tarjeta ‘black’ en el puticlub que coinciden con la remodelación del gobierno de Griñán.

De los 2.000 trabajadores de la Faffe, 1.200 pasaron al Servicio Andaluz de Empleo (SAE), con lo cual siguen cobrando dinero de los andaluces.

Los comentarios están cerrados.