El aceite de oliva virgen extra podría ejercer un efecto saludable en la digestión según investigadores del IFAPA

Mediante los últimos desarrollos e investigaciones científicas que se han elaborado en estos últimos años, se ha descubierto que los aceites de oliva “AOVE” como los que produce la Almazara “Molino de Benamejí” son muy saludables para la digestión, ya que así lo describe un equipo de investigadores del IFAPA de Mengíbar (Jaén). Según este cuerpo de investigación en el aceite de oliva existen algunos compuestos volátiles que son los que le dan ese aroma al aceite de oliva, y estos compuestos también pueden ser muy saludables.

Según este equipo de investigación los compuestos que le dan ese aroma al aceite de oliva, cuando son consumidos, entonces se alojan en nuestro sistema digestivo cuando vamos a hacer la digestión. Cuando ellos persisten en los intestinos, entonces ejercen un efecto saludable en las personas, ya que tienen propiedades para proteger los intestinos de infecciones bacterianas.

Mediante algunas investigaciones se han tratado de estudiar estos efectos que causa el aceite de oliva exactamente en el aparato digestivo. Aunque aún se desconocen algunos aspectos de este proceso, lo que sí es cierto es que algunos de los compuestos que le dan el aroma característico al aceite de oliva son metabolizados, mientras que otros se quedan en el tracto digestivo. Esta investigación, aunque es algo reciente, se está pensando ampliar para obtener muchos más datos sobre los procesos para conocer con más detalles los efectos positivos de estos compuestos en la digestión.

Efectos positivos que causa el aceite de oliva virgen extra

Aunque el órgano principal en donde se pueden evidenciar estos efectos es en el estómago, lo cierto es que el aceite de oliva también beneficia otras partes de nuestro cuerpo. Según estudios realizados, el aceite de oliva es un buen aliado para todo nuestro sistema digestivo, en donde se comprenden desde algunos órganos como el hígado hasta el páncreas. A diferencia de otras clases de aceites, como el aceite de girasol o los aceites de oliva que no son vírgenes, el aceite de oliva virgen extra es el más saludable, ya que ofrece más beneficios en nuestro sistema digestivo que el resto.

Entre los diferentes beneficios que el aceite de oliva virgen extra puede aportar al sistema digestivo tienen que ver con sus efectos en el estómago, en la vesícula biliar, en el hígado, en el páncreas y en los intestinos, que es donde el aceite de oliva mejora las funciones de los distintos órganos, haciendo el sistema digestivo más eficiente.

El aceite de oliva mejora la secreción y la función gástrica en comparación con el consumo de otros tipos de aceites, como es el caso del aceite de girasol. También se han demostrado mejoras significativas en los procesos de secreción pancreática y de secreción biliar debido al consumo moderado de aceite de oliva. El aceite de oliva también puede ser muy beneficioso cuando se están padeciendo infecciones bacterianas o parásitos en todo el sistema digestivo, ya que ayuda a eliminarlos. También es recomendable para aquellas personas que sufren de acidez estomacal o de alguna patología especial en esta zona del cuerpo, como bien pueden ser las enfermedades gastrointestinales.

Los comentarios están cerrados.