Obispo acusado de encubrir agresiones sexuales a niños se niega a dimitir

El alto cargo de la Iglesia católica en Pittsburgh (Pensilvania) afirma que está "sorprendido" ante las acusaciones de encubrimiento de 1.000 casos denunciados

El obispo de Pittsburgh en Pensilvania (EE.UU.), David Zubik, se ha negado a dimitir tras la revelación de un informe que le acusa de encubrir las acusaciones creíbles de agresiones carnales que se cometieron en el entorno de la Iglesia católica de su diócesis.

“Puedo entender bien la furia que la gente tiene al leer este informe (…) también siento esa ira” afirmó Zubik entrevistado por ABC News donde aseguró sentirse “un poco sorprendido” de verse salpicado por el encubrimiento de presuntos abusos de más de 300 curas en 1.000 casos denunciados.

Zubik negó estas acusaciones y afirmó que había remitido cualquier denuncia de abusos a las autoridades desde el año 2007 cuando fue elegido obispo de Pittsburgh.

“La iglesia de Pittsburgh hoy no es la iglesia que se describe en el informe. (…) Honestamente puedo decir que hemos seguido todos los pasos que necesitábamos seguir para ser responsables en nuestra respuesta a las víctimas” dijo el todavía obispo mientras apuntaba la necesidad de “trabajar en conjunto con toda la sociedad para erradicar (el abuso sexual) de la sociedad en general”.

Los comentarios están cerrados.