Caverna Mediática

Artistas de todo el mundo contra el premio del Festival de Eurovisión a Israel

Artistas de todo el mundo contra el premio del Festival de Eurovisión a Israel

Publicado: 9 de septiembre de 2018 08:58 (GTM+2)

La cantante israelí Netta, ganadora de Eurovisión 2018

La cantante israelí Netta, ganadora de Eurovisión 2018

Personalidades de la cultura de todo el mundo están firmando un documento para que se le retire a Israel el premio de Eurovisión 2018.

“Si el Festival de Eurovisión 2019 se celebra en Israel y sus autoridades siguen violando los derechos humanos en Palestina (…) se deberá declararle un boicot", detalla el documento que ya cuenta con la firma de 140 músicos, escritores, artistas y directores de cine y que está publicado en la web del diario británico The Guardian.

El texto apunta que el 14 de mayo, “pocos días después de ganar Israel el festival", el Ejército israelí causó la matanza de 62 manifestantes inermes palestinos en la Franja de Gaza, entre ellos seis niños" y piden de forma insistente a la Unión Europea de Radiodifusión que suspenda dicho festival.

"Debe suspender la celebración del Festival de Eurovisión de 2019 en Israel y organizarlo en un país con menor número de violaciones a los derechos humanos”, remarca el manifiesto.

En 2018, inexplicablemente para muchos, la cantante israelí Netta Barzilai ganó el festival con la canción Toy, hecho que algunos comparan en la red con el Premio Nobel de la Paz a Barack Obama.

En 2014 Israel mató a 2310 palestinos, un tercio de ellos niños, en Gaza durante sus bombardeos indiscriminados a la población sin que recibiera sanción alguna, bloqueo y mucho menos bombardeo de la comunidad internacional.

En 2006 y 2015 bombardeó a muerte el sur del Líbano y tampoco la comunidad internacional hizo nada.
La Unión Europea de Radiodifusión celebra todos los años el Festival de la Canción de Eurovisión, un concurso televisivo donde participan intérpretes representantes de las televisiones de sus miembros.

Los Derechos Humanos no parecen tener ningún valor en esta versión de ultraderecha de la Unión Europea que sufrimos hoy en día.