Se hicieron pasar por mineros para prejubilarse sin haberla doblado

Partirse la espalda en la mina, perder a compañeros en el tajo y ver a unos 'enteraos' que se forran sin tocar un pico y una pala en su vida debe doler mucho

El escándalo del fraude multimillonario y masivo de los ERE que afecta a los gobiernos de la organización PSOE-A de la señora Díaz afecta especialmente al sector de la minería donde se colaron falsos prejubilados que no la habían doblado nunca en el duro trabajo de la mina.

Curiosamente es el sector donde había más sinvergüenzas detectados ya que 334 de los 1169 mineros prejubilados no se habían jugado nunca la vida siendo aún más indignante para los trabajadores.

Y para colmo a este chiringuito que se montó por la Junta de la familia PSOE-A se acogieron al crimen algunos jefazos de los sindicatos UGT-A y CCOO-A. De hecho un tercio de los falsos mineros eran afiliados a estos sindicatos que, lejos de representar a los trabajadores en esta cuestión, se aprovecharon de los agujeros podridos de la Junta para vivir del cuento.

Duele mucho tener que decir esto de los sindicatos que han protegido y protegen a los trabajadores y que son atacados por la derecha pero algunos se han aprovechado de forma torticera del sistema precisamente para no ser trabajadores, para no doblarla, para ver cómo el curro lo hacían otros.

Bien por acción o por omisión estas organizaciones tienen responsabilidad en el fraude de los ERE ya que tenían la obligación de revisar las listas de los trabajadores que se iban a prejubilar y por tanto debían conocer que allí se estaban metiendo a gente que no habían cogido en su vida un pico y una pala y ahora aparecían como si se jugaran la vida en la mina.

Además estos lumbreras están gestionando mal Andalucía, que es rica en minería, pero que se está descapitalizando el sector y otorgando contratos a grupos empresariales extranjeros que para colmo han causado desastres naturales.

Resulta llamativo cómo en campaña Susana Díaz prometió abrir la mina de Aznalcóllar, causante del mayor desastre natural de España, y se le adjudicó al poco tiempo, y está siendo investigado por la Justicia, el rico yacimiento a la multinacional que causó el mayor desastre natural de México.

Los dos líderes sindicales de UGT y CCOO de Andalucía en aquellos años, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, están imputados porque sus militantes metieron a sus parejas como falsos mineros y se llevaron parte del pastel de millones de dinero público que la Junta daba sin control.

En la lista de mineros de Huelva estaba hasta un alcalde de la organización PSOE-A, de La Barca de la Florida (Cádiz).

Cuando los investigadores pudieron acceder a la información descubrieron que en las empresas Boliden (la multinacional sueca que causó el desastre de Aznalcóllar), La Herrería, Río Tinto, Zarza o Insersa había sindicalistas que figuraban como mineros y que iban a poder prejubilarse sin doblarla ya que ese trabajo está “sometido a condiciones de penosidad”. Así que lo tenían claro, me voy a la mina y que alguien me eche una firmita.

Allí deberían acabar algunos, picando piedra, por ser semejantes caraduras, aprovechándose de los pocos derechos que tienen los trabajadores para pegarse la vidorra padre, en una tierra saqueada por los de siempre y que lidera las cifras de paro europeas.

Menuda panda de sociolistorros han estado minando los cimientos de Andalucía durante décadas, auténticas termitas del carné, amantes de la postura egipcia de la manita atrás, receptora del sobrecito y la paguita.

Que la gente esté partiéndose los cuernos en una mina toda su vida, que pierda a sus compañeros en esa mierda de trabajo y que vea como unos ‘enteraos’ se prejubilen sin haber visto en su vida un casco o un pico es para hacérselo mirar, ante el espejo y si es posible entre barrotes, en una celda muy oscura.

Los comentarios están cerrados.