¿Quién dio la orden a los medios para que mintieran sobre la cancelación de las corbetas?

En horas se lanzó el mensaje al unísono de que vender armas a la dictadura saudí era bueno porque daba trabajo y se olvidaron de las matanzas de niños en Yemen

¿Quién dio la orden de difundir en los medios que el contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí estaba en peligro? Gran parte de la prensa se lanzó al unísono a afirmar este hecho sin tener ninguna prueba.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en su comparecencia pública en el Senado en la comisión de Defensa afirmó que no hay ningún vínculo en la paralización de la entrega de 400 bombas por valor de 9 millones de euros con los más de 1800 millones firmados por la entrega de las 5 naves españolas que se van a construir en los astilleros de San Fernando (Cádiz).

Además hizo una dura advertencia, se supone que a los grandes grupos mediáticos del mainstrean (Imperio):  “hay cuestiones muy serias con las que no se puede jugar” y calificó de “profundamente irresponsable que se pueda introducir el miedo en el cuerpo a trabajadores de Navantia en San Fernando. (…) A quien está transmitiendo ese mensaje a los trabajadores de Navantia o en cualquier parte del mundo lo que está haciendo es incurrir en una irresponsabilidad política. Y no quiero pensar que sea de carácter electoralista” dijo sin mencionar directamente a ningún medio, ni partido político o multimillonario lobby.

“Más allá de algunas maledicencias de algunos” aseguró la ministra responsable de Defensa y del CNI, es decir la difamación.

¿Fue Morenés? ¿El rico comerciante de armas durante décadas y luego elegido curiosamente ministro de Defensa por M. Rajoy? ¿Fue la OTAN directamente a través de sus Alandetes mediáticos?

En esos días si buscabas la fuente de las afirmaciones que se hacían en la prensa no encontrabas ninguna. Nadie citaba nada, ningún dato ni nombre. Pero sin embargo corrió como la pólvora, nunca mejor dicho, que las armas dan mucho trabajo en España. Ignacio Escolar aprovechó para acusar curiosamente a Kichi, al alcalde de Cádiz, ese día, por haber primado el trabajo en una provincia tan machacada como la gaditana al respeto a los Derechos Humanos. Por cierto, su diario recibe dinerito de la Junta de la señora Díaz.

Rápidamente se olvidaron las matanzas de niños en Yemen. Atresmedia y Mediaset se centraron en las fábricas de armamento y en los puestos de trabajo. Toda la prensa lanzaba el mensaje, las armas son buenas porque dan trabajo. Que curioso, en pocas horas gran parte de la prensa se puso de acuerdo en eso.

Tampoco hablaron de los vínculos de la dictadura saudí con el terrorismo internacional que ha matado a miles de personas en todo el mundo. Y por supuesto no se habló de que la propia Hillary Clinton decía en un correo electrónico suyo que Arabia Saudí y Catar financiaban a ISIS.

De eso no se habla ¿Para qué? Para hablar de Oriente Medio tenemos al enviado especial “el follonero” que hizo una mierda de documental sobre Siria que firmaría la mismísima CIA. También lo firmarían John McCain, Hillary, George Soros, Dick Cheney o el siniestro Kissinger, ahora muy alabado y que fue premiado curiosamente con el Nobel de la Paz.

Lo del contrato de las cinco corbetas es como lo de la patraña de la injerencia rusa en elecciones, reconocida por la propia CNN. Lo repiten como papagayos insignes y ricos periodistas durante meses hasta que se convierte en una “verdad” indiscutible.

Ahora se repite “las armas son buenas y dan trabajo” y no se habla de lo que lleva haciendo la dictadura saudí desde hace décadas con el apoyo de sus aliados Israel, EEUU y Reino Unido.

Eso no importa, lo que te da dinero es reaccionar rápido a una orden. Al fin y al cabo los principales medios de todo el mundo están en manos de seis grupos mediáticos, emporios a su vez bancarios que tienen ramificaciones en venta de armas, petróleo y paraísos fiscales. “Más periodismo” como diría el Gran Khan de la tele, Ferreras o cualquiera de los próceres a los que invita y paga…mucho por cierto.

Los comentarios están cerrados.