14 de junio de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Qué ver en Formentera

Qué ver en Formentera

Redacción - 14 de septiembre de 2018

Formentera es la isla más pequeña del conjunto de las Baleares y es perfecta para perderse por unos días en pareja o en solitario, por lo tranquila que es. Así que si estás buscando un sitio donde pasar una pequeña luna de miel o un viaje para reencontrarte, este puede ser tu destino ideal.

Cabe destacar que Formentera es casi totalmente plana y la forma más práctica de llegar allí es por medio de un ferry rápido desde Ibiza. Si no viajas con tu propio coche, lo ideal es contratar el alquiler de un coche en Formentera si quieres recorrer toda la isla, de una forma confortable.

A continuación, encontrarás una lista de los lugares más interesantes para ver en Formentera, con una breve descripción. ¡Toma nota!

Es el más importante y más antiguo de Formentera, construido en 1861 sobre un acantilado de 120 metros de altura, desde donde se observa una impresionante vista al mar.

Situado en las islas de Ibiza y Formentera, y protegido por ley del parlamento Balear. La ornitología y en especial los flamingos hacen parte de la fauna de la zona.

Forma parte de seis molinos que estuvieron activos hasta la década de los sesenta, mantiene toda la maquinaria original y puede visitarse de martes a sábados.

Es un puerto natural que se encuentra cerca de la playa junto a las cuestas de la Mola.

 

Es la villa más importante de Formentera, donde los turistas consiguen un poco de ocio nocturno.

 

Estas son de las mejores playas del mundo, con arena espectacular y con unas aguas de azul intenso, que animan a los bañistas.

 

Está ubicado en el camino que queda subiendo a la Mola. Asimismo, es indescriptible el disfrute que ofrecen estas preciosas vistas, la impresionante cintura de  la isla Formentera y el contraste del llano del paisaje con la belleza de los azules de las aguas del mar.

Son notables por la tranquilidad de su gente, las decoraciones de las casas, la gran cantidad de bicicletas y la proliferación de sombreros de paja, refleja un ambiente hippie de los años sesenta.