Los periodistas de El Mundo se rebelan contra el “mariconazo” de Arcadi Espada

Han escrito una carta al director en la que confiesan sentir “vergüenza ajena” por sus palabras "soeces, groseras y homófobas"

La semana pasada Arcadi Espada publicó en su blog de El Mundo un artículo que ha indignado a las redes sociales, en el que aconsejaba a Aznar llamar “mariconazo” al diputado Gabriel Rufián. En el polémico texto, publicado el pasado miércoles, Espada hablaba de la comparecencia de Aznar en la comisión de investigación del Congreso sobre la presunta financiación irregular del PP. Casi al final, decía: “Aznar se equivocó con Rufián. A Rufián hay que contestarle en sede parlamentaria diciéndole: ‘La polla, mariconazo, cómo prefieres comérmela: de un golpe o por tiempos’”.

Ahora, según detalla Público, unos 50 periodistas de la redacción del periódico han escrito una carta al director en la que califican de “soeces, groseras y homófobas” las palabras de Espada. “No debieran haber sido publicadas nunca en un medio de comunicación”, aseguran. Además, la carta denuncia la “deriva intelectual” de la cabecera y el “tono de varios artículos” que consideran “del todo impropios de nuestro periódico” publicados por El Mundo y otras cabeceras del grupo. Como ejemplo citan el artículo de Sánchez Dragó haciendo “una encendida defensa […] del golpe de Estado de 1936”. Los impulsores del escrito citan el Libro de Estilo del medio, que censura “los insultos y las críticas extremas que podrían dañar la propia credibilidad del periódico”.

Ayer, Espada salió al paso de las reacciones en un nuevo artículo titulado ‘Que se pongan hojas (y folios)”. En él se burla de las críticas recibidas y aprovecha para atacar a las asociaciones de gays que han criticado su uso de la palabra “mariconazo” como insulto, asegurando que se inventan esas ofensas y viven de ellas.

También se refiere a la carta de los periodistas, a los que acusa de actuar “como trols”. El columnista asegura que la crítica de sus compañeros de cabecera huele a “falangismo”.

“Más me sorprendería que entre esos firmantes anónimos hubiera periodistas. Sería un insoportable contrasentido que clamando todo el día contra las fake news hubiesen redactado una para justificar su reaccionaria pulsión heterófoba”, añade.

 

Los comentarios están cerrados.