¿Los susánidas quieren derribar a Sánchez para salvar su culo juntando las elecciones?

Ante el desplome en las encuestas no les importaría volver a reírse de los andaluces intentando mantener sus privilegios al rebufo del presidente del Gobierno

¿Quién está filtrando datos a los medios desde dentro del PSOE para derribar a Pedro Sánchez? ¿Quién se beneficiaría de un adelanto electoral que hiciera coincidir autonómicas andaluzas y generales?

Los susánidas podrían perder el poder en Andalucía ante el desplome del susanismo reflejado en las encuestas.

Solo una coincidencia electoral con las nacionales podría salvarles y mantenerse en sus sillones.

Eliminando toda referencia a la pésima gestión de la organización PSOE-A de Susana Díaz, a sus privatizaciones, sus recortes, sus contratos a dedo, los innumerables casos de corrupción y enchufismo que afectan al régimen que ha controlado el poder más tiempo que Franco, quizás tendrían alguna posibilidad.

Puede ser la causa por la cual algunos susánidas hubieran hablado con antiguos aliados mediáticos del golpe a su secretario general que dieron en octubre del 2016 y estén otra vez moviendo sus oscuros hilos.

No les interesa un debate exclusivo sobre los problemas de Andalucía y las injusticias que se cometen desde su clase privilegiada dirigente.

No les importa Andalucía, les interesa su culo y su dinero. No me extrañaría que quisieran derribar de nuevo a Pedro Sánchez con tal de salvar sus privilegios, sus enchufes y cuartos de baño de oro. Y como no, esos extraños contratos multimillonarios que, la casualidad, se llevan empresas de familiares y amigos de la organización. Por no hablar de los pagos de 15.000 euros de dinero público en un puticlub en una noche de juerga. 

La empresa de la hermana de Mario Jiménez recibió 19 millones de euros de la Diputación de Huelva, que preside un imputado que, la casualidad, es además su pareja. Un tal Ignacio Caraballo, secretario general del PSOE-A de Huelva que por supuesto no ha dimitido ni Susana Díaz se lo ha pedido, ¿para qué?

¿Dónde trabajarían todos estos si perdieran el poder? Jiménez no tiene estudios superiores así que trabajar de reponedor podría ser su puerta giratoria. Yo he trabajado de reponedor durante años mientras estudiaba así que no veo el problema en este trabajo. Aunque él ha llegado a ser vicepresidente de Cajasol sin haber trabajado nunca en el sector privado, quizás no le guste.

¿Acabarán regentando un colmaito en una calle oscura si pierden el poder? ¿O irán a una eléctrica a seguir forrándose?

¿Y Verónica Pérez? ¿Qué hará? Lleva toda su vida, al igual que su amiga Susana Díaz, viviendo de la política sin bajarse de un coche oficial. ¿Estará pensando trabajar en la hostelería o en un supermercado por un sueldo de mierda?

¿Serán obreros si la gente les echa de sus sillones enjoyados?

¿Y los enchufados? ¿Qué harán si pierden? ¿Y las empresas elegidas que se llevan contratos millonarios? ¿Quebrarán? ¿Despedirán a sus trabajadores? ¿Otros ERE? Deben de estar temblando.

No hablarán de Andalucía en unas elecciones autonómicas, nos insultarán tapando los problemas mezclándolos con los elecciones nacionales porque nunca les ha importado esta tierra, tan solo su apariencia de que son de izquierdas para vivir muy bien.

Los nuevos señoritos, herederos de los privilegiados franquistas, casta de vividores que no la han doblado en su vida. ¿Se atreverán a arrebatar sus propias elecciones a los andaluces por unos cuantos escaños que les permita quizás gobernar aliándose con la derecha? ¿Alguien lo duda?

Los comentarios están cerrados.