El Obispo de Mallorca justifica que la Iglesia le esté pagando un sueldo a un pederasta

Dice que se trata de una "ayuda" que la institución religiosa ofrece a las personas necesitadas

Pere Barceló, un cura mallorquín que logró el dudoso honor de ser el primer clérigo expulsado de la Iglesia Católica en España, está cumpliendo una condena de seis años de cárcel por pederastia y recibiendo un sueldo de la Iglesia.

El actual obispo de Mallorca, Sebastián Taltavull, ha querido justificar que le estén pagando dinero mensualmente a un pederasta condenado por haber violado a una niña de 10 años asegurando que se trata de una “ayuda” que la institución religiosa ofrece a las personas necesitadas. “La diócesis está ayudando a una persona necesitada, de la misma manera que el Obispado ayuda a más gente”, afirmó Taltavull en rueda de prensa.

Asismismo, el párroco considera que “debería revisarse el concepto de condena” porque “no se debe tratar como condenados a aquellas personas que están en un proceso de rehabilitación”.

La Fiscalía pidió 42 años de cárcel para Pere Barceló por haber abusado de María Serra, pero la condena final fue de 6 años porque acabó reconociendo los abusos sexuales que realizó contra esta mujer cuando tenía diez años. Respondió “sí” a todas las acusaciones que el fiscal le relató durante el juicio, también se declaró “totalmente arrepentido”.

La condena a seis años fue por una veintena de felaciones y por haber violado a la menor de diez años en múltiples ocasiones en la habitación de la parroquia en donde vivía Pere Barceló.

Los comentarios están cerrados.