Ferreras miente a su audiencia y tertulianos con tal de proteger a Susana Díaz

El ejecutivo de La Sexta, que apoyó el golpe 'susánida' que derrocó a Sánchez y encumbró a Rajoy, ha vuelto a dar un 'masaje' a la jefa de su cuñada

Antonio García Ferreras, director de La Sexta, ha ‘entrevistado’ en su programa Al Rojo Vivo a Susana Díaz sobre la convocatoria de las elecciones andaluzas para el 2 de diciembre.

El ejecutivo de Atresmedia empezó mofándose de Pedro Sánchez para agradar a la baronesa al comienzo de su ‘masaje periodístico’ que de nuevo le dio a la señora Díaz.

Cabe recordar que la cuñada de Ferreras trabaja para el susanismo desde hace años y que él apoyó y retransmitió en directo el golpe ‘susánida’ a Pedro Sánchez enseñando imágenes que alguien le pasaba desde dentro de Ferraz.

“Yo tengo fuertes convicciones democráticas” dijo la señora que ha ejecutado 32º golpes de mano en su partido a lo largo de su carrera trepa. Y Ferreras mientras le escuchaba con los ojitos entornados con su pose habitual de gran profesional.

Además no se atrevió a preguntar a la jefa de su cuñada, rebajando sus cuestiones más peliagudas como si fueran un rumor que no tuvieran nada que ver con él: “Señora Díaz. Dicen no es falta de estabilidad es huir de los ERE de la futura sentencia de los ERE que puede ser muy dura o de la investigación en el Parlamento de las tarjetas que altos cargos de la Junta se gastaban en puticlubs.” dijo el rico presentador sobre el escándalo de los puteros, supuestos socialistas y obreros, que se pegaron 13 orgías con dinero de los parados andaluces..

La señora Díaz repitió el mitin que lanzó en la cadena SER y en el programa de Ana Rosa de Telecinco, los otros dos grandes pilares mediáticos del golpe ‘susánida’ a Pedro Sánchez junto con El País de entonces y el resto de la derecha mediática.

El ejecutivo de hecho siguió con el ‘masaje periodístico’ que había recibido la jefa de la Junta en estos dos programa anteriores.

La jefa no paraba de decir la palabra ‘Andalucía’ y ‘mi tierra’ en un nuevo intento de simbiosis de su imagen con la comunidad andaluza, peronismo marismeño.

Mientras le daba cremita Ferreras le preguntó más por problemas de España, la situación en Cataluña o el acto de Vox, que por los datos desastrosos que deja su Gobierno, sus incumplimientos, el enchufismo masivo y los graves casos de corrupción que salen cada día en Andalucía.

Ni siquiera le preguntó por el ‘cuñao’ de Mario Jiménez, Ignacio Caraballo, que está imputado por un ‘Tamayazo’ pero no dimite ni lo dimiten de su cargo como presidente de la Diputación. Tampoco por los 19 millones de euros que la Diputación dio a la empresa de su pareja. Tampoco de los cursos pagados con dinero de los ERE a cargos de su organización como su amiga Verónica Pérez, ex máxima autoridad del PSOE, que consiguió una beca de 4.000 euros de un curso en un ente del Opus Dei. Y muchísimos casos más, que podría haberle preguntado, el periodista….

Pero claro si lleva años censurando cualquier noticia chunga del Gobierno de la jefa de su cuñada pues es comprensible.

Ferreras, que pregunta frecuentemente a los representantes federales de Podemos en distintas comunidades, nunca pregunta a Teresa Rodríguez, y cuando lo hace, es porque haya cualquier problema con la dirección de Podemos en Madrid, para eso curiosamente sí.

Ahora no tiene más narices que entrevistarla a ella y a Antonio Maíllo. Veremos cómo los trata, ya me lo veo venir. Al igual que hace Escolar en su sección andaluza, que recibe dinero de la Junta, y tiene curiosamente la misma línea editorial en Andalucía que Ferreras.

Me hace gracia que Susana Díaz pida que se aplique el 155 si se vulnera la ley en Cataluña. ¿Y en Andalucía qué? ¿Con la cantidad de tropelías, ilegalidades y robos que se están sucediendo desde hace décadas? Aquí se han pulido el dinero de los parados en prostitutas y cocaína. 

Durante la entrevista-masaje, el presentador, cuando ella le interrumpía, decía rápido: “Sí dígame”, con un trato muy diferente al que ha mostrado con otros entrevistados.

Al finalizar la ‘entrevista’, le faltó besarle la mano, y luego mintió a sus tertulianos diciéndoles: “Luego hablamos de esto” y pasó a otro tema.

Esto es una técnica que siempre usa el ‘catedrático del periodismo’ para proteger a sus entrevistados para que no lo critiquen los tertulianos.

Por supuesto después no dejó que se hablara de ella, y volvió a ignorar a Andalucía como lleva haciendo durante años. ‘Más Periodismo’ dice el nota, encima. Ole tus bemoles.

Los comentarios están cerrados.