Comunicados

Llega el otoño, toca trabajo de mantenimiento de la piscina

Llega el otoño, toca trabajo de mantenimiento de la piscina

Publicado: 2 de noviembre de 2018 10:54 (GTM+2)

Mucha gente cree que las piscinas solo hay que mantenerlas en perfecto estado durante el verano, que es cuando se hace uso de ellas, de ahí que muchas comunidades de propietarios tengan como gasto de la comunidad una empresa dedicada al mantenimiento de la piscina que va de manera regular a controlar el estado de la misma.

Sin embargo, este mantenimiento no es una tarea exclusiva de la época estival, sino que ha de producirse durante todo el año, de ese modo conseguimos que cuando llegue el verano, el gasto para poner en funcionamiento esta instalación sea mucho más económico.

Hoy hablamos sobre uno de los componentes más importantes de la depuradora de la piscina: el filtro. Es el mecanismo principal de limpieza y purificación del agua y su tarea es mantener el agua limpia y apta para el baño. Este dispositivo elimina las impurezas del agua.

Todos los filtros de piscina funcionan de lamisma manera, aunque existen diferentes modelos que a continuación repasamos: su funcionamiento consiste en dejar depositadas en su superficie todas las impurezas del agua cuando esta es bombeada en el tanque. De este modo, el agua regresa a la piscina libre de esas sustancias peligrosas.

¿Cuáles son los filtros más recomendables?

Existen varios tipos de filtro. En el caso de los de arena, son muy demandados porque requieren poco mantenimiento y su eficacia es muy alta. Existen también los filtros con cartucho, que han de vigilarse de manera semanal y tienen que ser reemplazados cada año. Los filtros de diatomeas son, quizás, los menos conocidos para el público en general, pero sí son muy apreciados por los profesionales del sector.

En el caso de los filtros con cartuchos no son apropiados para las piscinas grandes. Los filtros de diatomeas tienen un precio muy elevado, pero gran capacidad de filtración.

A la hora de seleccionar filtros de piscina es importante dejarse aconsejar por especialistas y conocer otros detalles de la instalación como por ejemplo la bomba de piscina. Un buen filtro de piscina será aquel que elimine un alto porcentaje de impurezas del agua y que permita el baño sin riesgo.

Tipos de filtros, detalles

Como comentamos, los filtros de arena son los más populares. La arena es, de por sí, un agente de filtrado natural. El agua, al pasar a través de un depósito de arena se va limpiando. Este mecanismo es muy duradero, pues un filtro de madera puede durar hasta 10 años, aunque lo recomendable es cambiarlo pasados los cinco o siete años. Los filtros de madera permiten contra-lavado, lo que facilita su limpieza.

Los filtros de cartucho basan su mecanismo en limpiar el agua mediante cartuchos reemplazables que duran aproximadamente un año y que han de limpiarse cada semana. Sus aspectos positivos son su facilidad de limpieza y de instalación.

Por último, los filtros de diatomeas se denominan así porque hacen uso de diatomeas, que son seres microscópicos fosilizados que actúan como agentes filtrantes. Su eficacia es muy alta, trabaja como pequeñas esponjas que dejan pasar el agua y van acumulando la suciedad y las impurezas, se apropian de partículas invisibles para el ojo humano. Su desventaja principal es el precio elevado, aunque a ello contrasta su eficacia y que se pueden limpiar de manera simple porque permiten el contra-lavado.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir el filtro de piscina?

Conocidas con detalle las propiedades de los principales filtros de piscina, existen algunas variables o factores que nos pueden hacer decantarnos por unos dispositivos u otros.

La diferencia de calidad de un filtro a otro debemos tenerla en cuenta pero quizás otros aspectos a estudiar como el presupuesto o el mantenimiento deben tener más relevancia.

Así, hay que valorar la capacidad de la piscina y la potencia de la bomba entre otros parámetros. A igualdad de condiciones, los filtros de diatomeas son los más eficaces, seguidos de los filtros de cartucho y por último, los filtros de arena. En cualquier caso, los filtros de arena filtran objetos de un tamaño aproximado de 60 micras, cuando el ojo humano solo es capaz de identificar objetos de hasta 35 micras.

Sea cual sea el tipo de filtro por el que se apueste, es importante limpiarlos una vez a la semana, incluso en invierno o cuando la piscina no esté activa, reemplazar el material filtrante cuando lo indique el fabricante y limpiar todos los componentes de la bomba y la depuradora.