Andalucía

El gobierno de Susana Díaz promovió la trampa con su inacción ante los ‘chanchullos’ para acceder al SAS

6 de noviembre de 2018

Escrito por:

El gobierno de Susana Díaz promovió la trampa con su inacción ante los ‘chanchullos’ para acceder al SAS

El desastre de ‘chanchullos’ generalizados a la hora de entregar ‘otros méritos’ para acceder a un puesto de trabajo en la sanidad andaluza no tiene solución a corto plazo.

El caos creado por el Gobierno de la Susana Díaz, que abre las puertas al enchufismo, promueve el ascenso de gente sin méritos y el enriquecimiento de ciertas academias de formación, no podrá solucionarse al menos hasta 2020.

Ahora ha dicho la Consejería de Salud que va a cambiar los baremos sobre las actividades científicas, no puede cambiarlos pues no existen en la práctica, para poder conseguir un puesto en el SAS. Se van a restringir el número de estas publicaciones, donde campa a sus anchas el fraude, de infinito a cinco.

Para poder seguir haciendo nuestro trabajo y crecer contando con más personas que investiguen y publiquen noticias exclusivas necesitamos tu ayuda.
Pulsa aquí para evitar que Digital Sevilla se hunda

Según publica EL MUNDO, esta rectificación al mercadeo generalizado que imperaba seguirá en 2019 permitiendo que el posible fraude en los méritos sea la norma vigente en la práctica establecida por el gobierno de Susana Díaz.

Con estos cambios, el peso de la experiencia profesional, que algunos ya han ganado gracias al posible enchufismo y el fraude, sube de 55 a 70 puntos. A su vez, se concederán 3 puntos por fase de oposición de la oferta pública de empleo aprobada con un máximo de 9 puntos según informa al diario la Federación de Sanidad de CCOO en Andalucía.

Por fin habrá de forma inmediata métodos de control para los ‘otros méritos’ y poder así fiscalizar si había realmente algún trabajo científico en los miles de comunicaciones, publicaciones y posters que se entregaban por el desastroso sistema de no control ideado por el gobierno de Susana Díaz.

De todas formas estas medidas no tendrán efecto hasta las bolsas de octubre y noviembre de 2019 por lo que el posible enchufismo seguirá campando un año más, hasta 2020.

La Fiscalía Superior de Andalucía ha abierto una investigación al respecto tras la denuncia presentada por CCOO, en la que el sindicato alerta de la “proliferación” de publicaciones y señala la posibilidad de que se estén falsificando documentos públicos o privados para avanzar en las posibilidades de acceder a un trabajo en la sanidad pública andaluza.

De hecho la plataforma ‘Profesionales del SAS por un baremo justo” había exigido la suspensión del apartado ‘otros méritos’, auténtico ‘coladero’ de gente que consigue inflar sus puntuaciones gracias al sistema del gobierno de Susana Díaz.

Personal con escasa experiencia profesional han conseguido gracias a la ayuda inestimable de ciertas academias de formación y compraventa de trabajos en la red, escalar de manera muy llamativa en las bolsas de empleo.

Hay auténticos Leonardo da Vincis entre estas personas, merecedores del premio Nobel, que han realizado hasta 100 supuestos trabajos científicos de envergadura. En verdad son posters esquemáticos de un folio o dos que no tienen ningún rigor mínimo exigible.

El número de ‘enchufados’ con el sistema no vigilado por el ejecutivo de la señora Díaz alcanzan al menos los 3.000 sospechosos.

Hay además tres empresas que se dedican a publicar de forma masiva estas supuestas investigaciones en revistas o congresos virtuales para al parecer mercadear con los méritos, sin ningún tipo de control de calidad de dichos trabajos.

EL MUNDO ha comprobado algunos ejemplos muy llamativos que sin embargo no han hecho actuar a la Junta de la organización PSOE-A.

Una de las aspirantes de la bolsa de Enfermería obtuvo en la última baremación realizada este mes de octubre obtuvo la puntuación máxima, 20 puntos, cuando un año antes, tan sólo obtuvo 2,6 puntos. En doce meses habría obtenido 17,4 puntos, es decir, el equivalente a haber participado con 174 posters en congresos internacionales, una auténtica eminencia.

Otra aspirante que no lleva ni dos años en la bolsa de empleo ya ha conseguido 18 puntos en el apartado de ‘otros méritos’. Una auténtica carrera científica espectacular que están bajo sospecha por la fiscalía tras la pasividad del ejecutivo de Díaz.

Los trabajos que debían ser valorados según la norma eran aquellos que “tengan carácter novedoso en cuanto al contenido, didáctico y divulgativo, en el que quede acreditado la labor de investigación, no limitándose a reproducir conocimientos de carácter general” pero alguien ha dejado de vigilar y el SAS se ha convertido en un coladero de supuestos ‘enchufados’, listos y ‘enteraos’ que han aprovechado la coyuntura establecida por el gobierno del PSOE-A para obtener trabajo.

Los profesionales denuncian que, una vez que los han trincado con puntos obtenidos de forma fraudulenta, la Junta de la señora Díaz tan solo le retira los puntos, sin imponerles sanción alguna. De esta forma, el tramposo no arriesga nada, se fomenta la picaresca, el ‘no esfuerzo’ y se destruye moralmente y económicamente al que realmente investiga y se forma.