Comunicados

Estar bien en la oficina, estar bien en casa

8 de noviembre de 2018

Escrito por:

Estar bien en la oficina, estar bien en casa

Si hemos decidido iniciar una actividad profesional por nuestra cuenta montando un despacho, posiblemente la mejor opción para empezar y recibir clientes sea habilitar un par de estancias en nuestra propia vivienda. Las ventajas son varias, desde el dinero que te puedes llegar a ahorrar en el alquiler, hasta la distribución horaria y la tan deseada conciliación familiar e incluso el ahorro en tiempo y dinero con los desplazamientos.

Son muchas las posibilidades que nos ofrecen nuestras viviendas para montar una oficina, ya que organizar un espacio dedicado a ejercer nuestra profesión puede resultar muy sencillo y procurarnos más placeres de lo que en principio pudiera parecernos.

Quizás uno de los principales inconvenientes a la hora de compartir espacios sea la incapacidad de desconectar del todo de nuestro proyecto empresarial, algo que, por otra parte, es bastante complicado siendo autónomos, emprendedores o empresarios, que llevan su negocio como parte intrínseca de su propia vida.

Para poder seguir haciendo nuestro trabajo y crecer contando con más personas que investiguen y publiquen noticias exclusivas necesitamos tu ayuda.
Pulsa aquí para evitar que Digital Sevilla se hunda

Pero, los momentos de desconexión y descanso no tienen por qué ofrecer ninguna resistencia, pues dependerá de nuestra actitud y de respetar los horarios impuestos. Una gran ayuda puede significar la separación adecuada de las estancias dedicadas a una u otra función. Algo que es fácil de conseguir si adquirimos el mobiliario de oficina de Decoraoficina en Madrid, un espacio exclusivo donde encontrar desde los muebles necesarios para tu despacho hasta sillas baratas de oficinas o los muebles para la sala de espera.

En definitiva, todo lo necesario para que las dos o tres habitaciones que elijas para dedicarlas a tu proyecto de negocio estén adaptadas al diseño necesario que marque la diferencia entre hogar y trabajo.

Desde luego todo resulta mucho más sencillo si en nuestro proyecto de empresa no necesitamos la visita de clientes, no ejercemos una labor profesional como la de la Psiquiatría, la abogacía, o alguna de las ramas de la medicina especializada.

Si nos dedicamos al teletrabajo, una tendencia laboral que crece día a día, solo tendremos que preparar una habitación con un asiento cómodo, una mesa amplia, y equipos informáticos de calidad.

Habría que tomar en consideración algunos consejos para tener una oficina ideal en casa, que concilie a la perfección trabajo y vida familiar. Para empezar, debemos pensar en la funcionalidad más que en la estética, que no deja de ser importante, aunque menos si no recibimos a nadie.

Por otra parte, podemos coger referencias de otras oficinas ya montadas, cómo están distribuidas, las características de cada una y, posteriormente, analizarlas y coger lo más conveniente para el modelo de negocio que estamos tratando de llevar a cabo.

Para ser productivos es muy interesante conocer técnicas de aislamiento sensorial que limiten la entrada de sonido al despacho, como pueden ser paneles fonoabsorbentes. Así mismo, deberemos cuidar al máximo la calidad de la luz, para que esta sea durante la mayor cantidad de tiempo posible natural, pero que no incida sobre las pantallas de ordenador e impida su clara visualización. Cuando necesites luz artificial, procura iluminarte con focos LED.

Por último, no olvides adquirir un sillón ergonómico, son muchas horas las que pasamos sentados en nuestras oficinas y al final es nuestra espalda la que más lo resiente.

El espacio para respirar y desconectar

Lo ideal sería que en nuestro espacio de trabajo, que coincide con el del hogar, tenga un lugar especial donde relajarnos y comenzar el proceso de desintoxicación del trabajo, donde abandonar las preocupaciones y dejar momentáneamente la mochila que es la carga de trabajo de todo empresario.

Una habitación con la luz y colores adecuados, con un aparato de música de calidad, una biblioteca o, mejor aún, un espacio verde. Un patio o un jardín por el que pasear respirando aire puro y el aroma que desprenden plantas y flores serán perfectos para iniciar esa transición hacia un estado de armonía en el que el trabajo quede aparcado hasta que vuelva la jornada laboral, y podamos disfrutar de nuestro tiempo de descanso.

Un jardín con piscina en la que poder ejercitarnos o pasar las temporadas de calor, cuando más nos cuesta concentrarnos, es no solo la optimización de los espacios dedicados al descanso, sino también la mejor forma de desconexión.

Estos lugares con todos los complementos necesarios, como por ejemplo duchas portatiles para tu jardín, que además podemos llevar con nosotros en nuestros viajes y escapadas, pues hay duchas portátiles que se conectan en el mechero del coche, complementan la calidad de jardines sin demasiado coste, ya que entre la diversidad existente de este producto también hay duchas portátiles económicas que no nos van a representar un gasto importante en nuestra economía.

Caminar por el césped descalzo, ducharnos con agua fresca y meternos en la piscina es como traspasar una puerta en la que todos los problemas y carga de trabajo que crea un negocio quedan atrás, a la espera, paciente, de que volvamos a recogerlos, mientras que disfrutamos de nuestra vida familiar y descansamos como merecemos.