Opinión

Los ultraliberales forran a las constructoras para que den basura de comer a niños y pacientes

9 de noviembre de 2018

Escrito por:

Los ultraliberales forran a las constructoras para que den basura de comer a niños y pacientes

Adelante Andalucía denunció cómo se han privatizado las cocinas de colegios y hospitales donde han entrado a saco grandes empresas constructoras y sus filiales que se están forrando gracias a la decisión del Gobierno de Susana Díaz.

Antonio Máillo, candidato a la vicepresidencia de Adelante Andalucía, dijo que los ayuntamientos de IU en Córdoba habían demostrado que se podía dar un buen servicio lejos de “los Florentino Pérez”.

Y es que hasta el servicio de limpieza de enormes centros hospitalarios como el Virgen del Rocío, vaya nombrecito por cierto, han sido controlados y explotados por las constructoras como ocurre con Ferrovial en Andalucía.

Para poder seguir haciendo nuestro trabajo y crecer contando con más personas que investiguen y publiquen noticias exclusivas necesitamos tu ayuda.
Pulsa aquí para evitar que Digital Sevilla se hunda

Esta constructora, que lleva décadas llevándose contratas de gobiernos del PP, PSOE y CIU, y que fue implicada en casos de corrupción en Cataluña de comisiones al partido que dirigían Jordi Pujol y Artur Más, tiene las puertas abiertas en la Sanidad y la Educación andaluza gracias a una decisión de la señora Díaz. Curioso. La casualidad ¿no? ¿Cosas? ¿Ya tal?

En el programa de Chicote ‘¿Te lo vas a comer?’ de La Sexta, ha quedado reflejado, con numerosos expedientes y casos denunciados por cocineros de hospitales andaluces, que hay comida de pésima calidad que intentan que se sirva a nuestros pacientes. Solo el filtro de los cocineros impide que comida podrida se sirva sin que los jefazos de la Junta hagan nada.

Todo se hace a lo grande, camiones, grandes compras, grandes concesiones, y también grandes comisiones. Antes los colegios y hospitales compraban sus propios ingredientes y hacían sus comidas para niños y pacientes. Hoy Susana Díaz ha abierto la veda a patatas podridas y pescados en pésimo estado. “Comida de mierda” como han calificado algunos pacientes en los hospitales andaluces.

Esta política digna de Esperanza Aguirre, a la que Susana Díaz copió el modelo sanitario, ha sido introducida por la lideresa de la organización PSOE-A. ¿Por qué? ¿No eran de izquierdas y defienden lo público? ¿Por qué se quita este negocio a las tiendas de los barrios donde están los colegios y hospitales y se pasa a grandes distribuidoras?

El mercantilismo salvaje ha llegado hasta el tuétano en Andalucía, millones de euros para multinacionales que lo mismo hacen unas carreteras que dan de comer a niños rebajando la calidad de los alimentos por unas décimas más de beneficios. Y esto es solo una parte de la vorágine privatizadora de la lideresa de esta organización de poder que controla todo en mi tierra.

En el programa de Chicote, que no controla Ferreras, no le daría ese disgusto a la jefa de su cuñada, se enseñan fotos, los cocineros narran la basura que se les entrega y a cuentan como a pesar de sus denuncias, los directores de hospitales, escogidos a dedo por el Gobierno de Susana Díaz por cierto, miran para otro lado.

Pero aquí ¿Qué pasa? Desde luego cierta prensa que se dice de izquierdas lleva décadas callando toda esta mierda a cambio de publicidad institucional. “Es el mercado amigo”, como diría Rato. Luego es triste ver a periodistas preguntar ¿Por qué ganan los mismos en Andalucía durante 36 años? Más tiempo que Franco por cierto. Pues por culpa de vosotros, periodistas mercenarios que os vendéis por esos millones que os lleváis calentito de dinero público. Si la gente no se entera es por vosotros. No han tenido otra manera de saberlo. Un reguero multimillonario ha estado tapando bocas durante décadas. Esa es la mayor corrupción. Ahora, que las tecnologías han posibilitado un mayor acceso a la información algunos podemos denunciarlo, ¡ so hipócritas!

Quedaros con vuestras lideresas ultraliberales, que promueven que se forren las multinacionales y las constructoras y hunden a los pequeños comercios, a la gente. Que condenan a niños y pacientes a comer comida podrida, con moho. Comérosla vosotros si podéis, regentes del poder en Andalucía y los periodistas que le limpian los zapatos por unos millones de dinero de los andaluces. 600 millones por cierto, y luego pagan sueldos de mierda a los periodistas, son los jefazos los que se forran con sus líneas editoriales de censura. Vaya podredumbre mediático política. ¿Nos la vamos a comer?