Caverna Mediática

Ana Rosa no pregunta por ninguno de los 200 casos de corrupción a su 'querida amiga' Susana Díaz

Ana Rosa no pregunta por ninguno de los 200 casos de corrupción a su 'querida amiga' Susana Díaz

Publicado: 16 de noviembre de 2018 11:14 (GTM+2)

Ana Rosa Quintana y Susana Díaz en Telecinco

Ana Rosa Quintana y Susana Díaz en Telecinco

En la semana que descubrimos que el veterano periodista de Canal Sur (lleva 21 años el nota) Tom Martín Benítez, cobra 657 euros al día por tres horas de radio mientras mucha gente vive en la pobreza en Andalucía, vemos más ejemplos de sumisión periodística al poder político.

Conforme avance la campaña veremos muchos más, ya que el PSOE-A da mucho dinero a muchos medios y contrata a muchos mercenarios mediáticos. Por eso tantos grupos mediáticos protegen a esta organización de poder, por el dinero.

Esa es la causa de que lleven 36 años en el poder, porque controlan la información mejor que lo que hacía el dictador con el NODO, eso sí, gastándose 600 millones de euros en pagar publicidad institucional a grupos mediáticos. Todavía los imbéciles se preguntan por qué, por vosotros, listos, por vosotros, que no contáis la verdad de lo que ocurre a cambio de pasta, por eso han ganado tanto tiempo.

En otro orden de cosas, Ana Rosa Quintana ha dado un ‘masaje periodístico’ a su amiga Susana Díaz, candidata por la organización PSOE-A a seguir controlando el poder en Andalucía más tiempo que Franco.

La presentadora de Telecinco no ha preguntado en ningún momento por los malos datos que sufren los andaluces bajo el régimen ‘susánida’, ya sea el paro, donde Andalucía está a la cola de Europa, la privatización en favor de grandes constructoras de servicios públicos , los recortes, los malos datos del sistema educativo impuesto por el PSOE-A o los 200 casos de corrupción con 5.000 millones presuntamente robados a los andaluces.

Nada de eso era interesante para Ana Rosa. Que nos zurzan a los andaluces. Tampoco de los 600 millones de euros para la formación de parados que hemos perdido por una decisión personal de la señora Díaz para que no le manchara en su carrera. 

La periodista, que apoyó de forma férrea a Susana Díaz cuando partió por la mitad al Partido Socialista, hizo dimitir a Pedro Sánchez y dio el gobierno a Mariano Rajoy, le ha preguntado sobre la escandalosa encuesta del CIS, el Brexit, los pactos postelectorales, Cataluña, el impuesto de sucesiones y los presupuestos de Pedro Sánchez.

Ana Rosa le ha dado total credibilidad a la encuesta-timo del CIS, a pesar de que el propio Tezanos ha renegado de la veracidad de la misma, y le ha otorgado ya la victoria a la organización PSOE-A. El sondeo manipulado, cuyo objetivo es desmotivar a la gente para que no vaya a votar, refleja una cosa que es cierta, que el 50% de los andaluces todavía no ha dicho si va a votar, y si lo hace, a quién, con lo cual el enorme margen de error es mucho mayor del que ha reconocido el propio creador de tamaña manipulación. Cualquiera puede ganar y la primera que lo sabe es la señora Díaz que maneja seguramente unos sondeos internos mucho peores.

Ya estará llamando al IBEX para buscarse un trabajito bien remunerado cuando la echen, no vaya a ser que con su formación consiga un trabajo de mierda como muchos andaluces.

Susana Díaz, muy sonriente, y con una voz forzada que pone de niña, ahora intenta presentarse como una novicia en la política para que olvidemos sus 32 golpes durante su carrera trepa, le ha agradecido el masaje y la promoción para que ellos, los señoritos, sigan gobernando Andalucía más tiempo que Franco.

Tras el mitin que ha dado la señora Díaz, sin ponerla en ningún momento en aprietos, Ana Rosa Quintana, parece que se ha dado cuenta del desastre de entrevista que ha hecho y ha dicho posteriormente:

“Hablaremos con todos los candidatos, no vayan a empezar a decirme cosas”.

Ya da igual hija. Has hecho bien por ti Ana Rosa, sigue ahí apoyando a los sustitutos del franquismo, a los viejos y nuevos señoritos de mi tierra. Ya has hecho tu gran labor a favor del gatopardismo, dando por sentado que nada va a cambiar.

Espero que el año que viene no te den otra medalla aquí en Andalucía, que ya está bien.

Que no ocurra nada de eso porque los andaluces se hayan levantado contra la desilusión y con esperanza y hayan ido a votar masivamente contra los de siempre, que hayan por fin roto sus cadenas.